sábado, 26 de septiembre de 2015

Espárragos trigueros salteados con ajos tiernos al aroma de trufa

Hoy vengo en plan light, para comenzar a plantear una dieta sin traumas, después de las tapitas, los helados...etc...o sea el descontrol veraniego y las vacaciones, os propongo este entrante, muy sabroso y nada graso ya que se cocina con un mínimo de aceite. Otra ventaja, se prepara muy rápido.

La combinación de elementos en este salteado es muy interesante ya que los espárragos trigueros son diuréticos y están recomendados para prevenir infecciones renales y los ajos tiernos o ajetes tienen propiedades similares a las del ajo seco, por lo que son muy recomendados para el sistema cardiovascular, ya que tienen un efecto vasodilatador. 

El aceite de trufa aromatizado lo venden en botellitas pequeñas y suele ser en spray, no es barato pero dura mucho, debido a su sabor intenso con una pequeña cantidad será suficiente para aromatizar el plato.

Los huevos de codorniz son opcionales, yo los hago con una gotita de aceite pero no son imprescindibles sobre el salteado, porque el aceite de trufa ya da un toque estupendo.







Ingredientes para 2 raciones

1 manojo de espárragos trigueros
8 ajos tiernos
2 huevos de codorniz
Aceite aromatizado de trufa
Aceite de oliva virgen extra
Sal






Elaboración:

Lavar los espárragos bajo el grifo y luego cortar la parte inferior, la más blanca que es la dura.
Después cortarlos en rodajas.

Lavar y pelar los ajos tiernos, retirando la capa exterior y las raices.
Cortar en rodajas aprovechando al máximo la parte verde.

En una sartén caliente añadir una cucharada de aceite de oliva virgen, es suficiente, agregar los ajos y los espárragos cortados y saltear 5 minutos, bajar el fuego al mínimo, rociar con un poco de aceite de trufa en spray y dejar 2 minutos más, removiendo un poco para que no se quemen. Tienen que quedar cocinados pero crujientes, no blandos.

Retirar a la fuente de servir y en la misma sartén añadir un poquito de aceite, bien sea aromatizado o simplemente de oliva virgen y echar los huevos de codorniz hasta que cuajen. Si te gusta el huevo muy hecho le puedes dar la vuelta en la sartén y se cocinará la yema.

Una vez en la fuente se puede añadir aceite trufado al gusto.
Colocar los huevos sobre el salteado y servir.



No hay comentarios:

Publicar un comentario