miércoles, 12 de octubre de 2016

Coliflor en dos texturas

A veces lo que nos empuja a probar un plato es su aspecto y en este caso además del sabor que todos conocemos de la coliflor hervida, contamos con un aliado en la presentación, los arbolitos de coliflor fritos, que suponen un elemento sorpresa  y le dan un plus no solo decorativo sino de sabor a la composición, las dos texturas unidas al aporte de los dientes de ajo laminados y el cebollino redondean la receta. 

Ni que decir tiene que la coliflor es un alimento sanísimo, en otras ocasiones he hablado de ella y aunque me repita quiero resaltar que es un buen aliado contra el cáncer y otras enfermedades, sobretodo del aparato digestivo. 

Para algunas personas, su inconveniente son los gases que produce, pero se puede mitigar este problema añadiendo a la coliflor unas semillas  de comino, hinojo, alcaravea o cualquier otra especia de este tipo que nos guste.  

Puedes usar esta receta como primer plato o como acompañamiento, sirviendola en pequeñas porciones, con forma de quenelle o croqueta,  adornadas con los arbolitos y los ajos junto a cualquier carne o pescado, como te muestro en mi receta de Picantón, duxelle, coliflor en dos texturas y foie gras, en la que me inspiré para crear esta versión.








Ingredientes

1 coliflor hermosa
1 patata mediana
Aceite de oliva virgen extra
Sal
8 Ajos
Pimienta negra recién molida
Cebollino



Elaboración:

Pelar, lavar y trocear la patata.

Lavar la coliflor y separar con la punta de un cuchillo pequeño unos cuantos arbolitos, tienen que ser pequeños para que se cocinen al freir.

Reservar los arbolitos y cocer el resto de la coliflor, junto con la patata,  puede ser hervida en olla normal, olla a presión o al vapor, como se tenga costumbre, pero aconsejo al vapor porque suelta menos agua y la textura es más compacta.

Cuando la coliflor y la patata estén cocidas y escurridas poner en una batidora y triturar hasta que obtener una textura cremosa.

Sacar de la batidora y poner en un recipiente al que añadiremos unas cucharadas soperas de aceite de oliva virgen,  para mí 4 son suficientes para una textura sedosa. Removemos con la cuchara y veremos que queda la crema más sedosa. Reservar.

Una vez lista la crema, freímos los ajos cortados en láminas, con el aceite muy caliente, sólo hasta que estén dorados para que queden crujientes. Retirar los ajos y añadir los arbolitos de coliflor reservados, freír unos minutos hasta que tomen color y retirar a un papel absorbente.

Colocar un molde en el plato o una montañita de puré si no tienes moldes y echar por encima los ajos, los arbolitos y unas gotas del aceite de la fritura, finalizando con un poco de cebollino fresco o seco por encima.





No hay comentarios:

Publicar un comentario