viernes, 9 de diciembre de 2016

Galletas de jengibre y cardamomo - SIN y CON - Thermomix

Hacer galletas es mucho más fácil de lo que parece a simple vista, no inviertes mucho tiempo en ellas y son mucho más sanas que las que puedas comprar. Además, si eres un poco "tiquismiquis" con el dulce como yo,o te empalaga enseguida, siempre tienes la opción de jugar con las cantidades de azúcar y miel y dejarlas a tu gusto.

Como os digo muchas veces, hablando de preferencias de sabor, lo dulce no es lo mio, pero estas galletas tienen un aliciente para mí, las especias, que me vuelven loca y en particular esta combinación de jengibre y cardamomo.

Estas galletas de jengibre y cardamomo, son la suma de husmear por la red, seguir algún consejo de mis amistades,  reducir el dulce un poco, aumentar  las especias y conseguir unos moldes/cortagalletas (no sé exactamente cómo llamarlos)  que me han facilitado el acabado final.

De todas maneras con las formas tampoco hay que volverse loco, si no tienes cortapastas o moldes de galletas,  puedes improvisar con un vaso, un servilletero, etc., o usar simplemente tus manos, la masa se moldea tan bien como la plastilina, yo hice corazones para variar un poco y quedó una caja muy surtida ;-) 






Ingredientes 

 350 gr. de harina de repostería o multiusos

 ½ cucharadita de bicarbonato sódico

100 gr. de mantequilla  (a temperatura ambiente)

 100 gr. de azúcar moreno

 1 huevo  mediano

 Miel de caña o miel normal  (a tu gusto) entre 70 gr. y 100 gr.  para un dulzor suave o normal  y 130 gr. para muy golosos.

 1 cucharadita de canela molida

3 cucharaditas de jengibre en polvo

1 rodaja grande de Jengibre fresco rallado ( de un dedo de grosor aprox.)

 Una pizca de nuez moscada

3 vainas de cardamomo (usaremos sólo las semillas del interior)

Azúcar glass para adornar




SIN THERMOMIX:

En un bol ponemos la mantequilla en trozos y a temperatura ambiente y el azúcar moreno, lo mezclamos, añadimos el huevo, la miel y seguimos removiendo.

Con un cuchillo machacamos las vainas del cardamomo y apartamos sólo las semillas para mezclarlas después.

A continuación agregamos al bol, la harina, el bicarbonato, la canela, el jengibre, las semillas de cardamomo machacadas en el mortero y la nuez moscada, mezclamos hasta obtener una pasta y la amasamos dos minutos.

Hacemos una bola con esta masa, la envolvemos en papel film transparente y dejamos que repose en el frigorífico durante 1 hora aprox. (con 30 minutos a veces es suficiente para que esté bien compacta al cortar).

Precalentamos el horno a 180º.

Estiramos la masa entre dos papeles de horno dejándola de un grosor de 5 o 6 mm. A continuación, la cortamos utilizando un cortapastas o moldes con formas, por ejemplo del típico muñeco de jengibre. La masa que nos sobra, la volvemos a unir formando una bola, la estiramos de nuevo entre los dos papeles de horno y la vamos cortando hasta que se acabe.

Ponemos las galletas en una bandeja de horno cubierta con el papel vegetal ( de horno ).

Horneamos a 180º durante 10-12 minutos o hasta que se doren un poco, vigilando que no se quemen.

Las sacamos del horno y dejamos que se enfríen y endurezcan sobre una rejilla.

Cuando estén frías las podemos decorar con azúcar glass.



CON THERMOMIX: 

En el vaso ponemos la mantequilla en trozos y a temperatura ambiente y el azúcar moreno, programamos 3 minutos, Vel. 3.  Con la espátula bajamos lo que haya quedado en las paredes y continuamos.

Añadimos el huevo y la miel,  programamos 2 minutos, Vel. 3.  Bajamos los restos de las paredes.

Con un cuchillo machacamos las vainas del cardamomo y apartamos sólo las semillas para mezclarlas después.

Agregamos la harina, el bicarbonato, la canela, el jengibre, las semillas de cardamomo y la nuez moscada. Programamos 30 segundos, a velocidad 6. Seguidamente, programamos 2 minutos, vaso cerrado y velocidad espiga.

Hacemos una bola con esta masa, la envolvemos en papel film transparente y dejamos que repose en el frigorífico durante 1 hora aprox.

Precalentamos el horno a 180º.

Estiramos la masa entre dos papeles de horno dejándola de un grosor de 5 o 6 mm. A continuación, la cortamos utilizando un cortapastas o moldes con formas, por ejemplo del típico muñeco de jengibre. La masa que nos sobra, la volvemos a unir formando una bola, la estiramos entre los dos papeles de horno y volvemos a cortarla con el cortador hasta que se acabe.

Ponemos las galletas en una bandeja cubierta con papel vegetal de horno.

Horneamos a 180º durante 10-12 minutos o hasta que se doren un poco, vigilando que no se quemen.


Las sacamos del horno y dejamos que se enfríen y endurezcan sobre una rejilla.

Cuando estén frías las podemos decorar con azúcar glass.

***********************************************************************************************


2 comentarios:

  1. Hola Concha, estas galletas llevan incorporado el aroma y el sabor de la Navidad, me encanta la combinación de estas especias. Te deseo mucha suerte en el reto y un feliz domingo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Jose Manuel, igualmente suerte para tí!! Feliz semana.
      Un abrazo

      Eliminar