viernes, 11 de enero de 2019

Crema de berros ligera

Desde que pasaron las fiestas navideñas estoy en "modo verde" y esta receta viene genial para contribuir a una dieta sana y baja en grasas y calorías, que pretendo seguir este mes ;-). Esta crema de berros es muy ligera, no lleva mantequilla, ni harina, ni crema de leche!! 

El berro es una planta acuática de hojas verdes que se encuentra cerca de manantiales y arroyos con poca corriente. Tiene un sabor ligeramente picante y puede comerse tanto crudo como cocinado. Es muy nutritivo pero apenas tiene calorías.

Los beneficios para la salud del berro son importantes, contiene más de 15 vitaminas y minerales entre ellas la vitamina K que es el nutriente más destacado del berro, con un 312% del valor diario recomendado. Contribuye a formar y fortalecer los huesos, limita el daño neuronal en el cerebro, por lo que ayuda en el tratamiento de Alzheimer. En tiempo de Hipocrates (400 AC) ya se usaba como planta medicinal.  

Esta crema queda deliciosa así,  sin nada más, pero si te apetece adornarla y  permitirte pasarte un poquito, cuando la sirvas puedes ponerle pan frito o un chorrito de crema de leche que son unos toques que en otros momentos sin autocontrol  ;-) me encantan.







Ingredientes para 1 litro de crema aprox.

125 gr. de berros lavados (una bolsa)
Unas cuantas espinacas, sólo las hojas (un puñado grande)
1 patata mediana o dos pequeñas
1 puerro 
1 cebolleta tierna
 Aceite de oliva
Pimienta negra recién molida
 Nuez moscada
 Sal
1 litro de agua 
(o de caldo vegetal ligero que se puede hacer con el verde del puerro y la cebolleta más una zanahoria aunque con agua también queda bien.)


Elaboración:

Pelamos y cortamos la cebolla, la patata y el puerro (solo lo blanco) a trozos pequeños.

En una olla calentamos un poco de aceite y sofreímos primero la cebolla y el puerro y cuando estén un poco pochados agregamos las patatas y rehogamos un poco, incorporamos los berros y las espinacas, mezclamos bien todo y cubrimos con agua o caldo.

Dejamos cocer hasta que la patata esté blanda.

Añadimos un poco de sal, pimienta negra y una pizca de nuez moscada. Pasamos por la batidora o el robot y una vez triturada volcamos de nuevo en la olla, dejamos a fuego lento durante cinco minutos para que pierda el aire de batir. Servimos con unas gotas de aceite de oliva virgen extra por encima.




Enlaces relacionados:




No hay comentarios:

Publicar un comentario