miércoles, 10 de abril de 2013

Falsa pizza de calabaza, paso a paso.

Esta receta sí que la considero una buenísima solución para cuando estamos a dieta, pero también cuando simplemente nos apetece comer al estilo italiano, sustituyendo los hidratos de carbono por vegetales, os aseguro que la combinación final os sorprenderá. 
La calabaza, que no tiene apenas calorías ya que el 90% de su contenido es agua, es la base de esta "pizza", admite muchos sabores, yo la hago de varias formas, con ingredientes finales distintos pero como en la verdadera pizza, siempre hay unos ingredientes base, en este caso calabaza y tomate frito. A partir de ahí lo puedes completar con espinacas, champiñones, setas variadas, alcachofas, olivas negras, etc. etc., en cuanto a lo vegetal y si queremos ponerle proteínas, podemos usar un queso bajo en grasa además de unos buenos taquitos de jamón, y/o frankfurt  ó atún y anchoas, en fin aquí ya la imaginación y el paladar de cada uno son definitivos para gozar de este plato, piensa en tu pizza favorita y adaptala. 


Ingredientes de esta versión para 4 personas

1 Calabaza grande (de las alargadas)
1 bote de tomate frito (mejor si es casero)
1 lata grande (200 grs.aprox.) de champiñones
1 bolsa de espinacas frescas
1 cebolleta
1 ajo
100 grs. Queso Light
200 grs. Mortadela de Pavo
Orégano (seco)
Cebollino (seco o fresco)
Pimienta negra
Aceite de Oliva


Hay varios tipos de calabaza, para esta elaboración es mejor la alargada, porque sólo tiene semillas en la parte de abajo y es más fácil de aprovechar.

Cortar la calabaza en rodajas de 1 cm. de grueso aprox. y quitarle la piel, si la calabaza es mediana, que son las que se acostrumbran a encontrar, calcula una rodaja y media por persona.
En una bandeja de horno extiende una hoja de papel de aluminio, coloca los trozos de calabaza salpimentados por los dos lados y rocía con un poco de aceite de oliva. Pon otro trozo de papel de aluminio encima y  cubre la calabaza, dobla los lados para que la calabaza quede bien cerrada dentro. Hornear durante 15 minutos aprox. en el horno precalentado a 190-200º C.


En una sartén grande, ponemos un poco de aceite y dejamos cocinar la cebolleta cortada pequeñita y el ajo en láminas finas, cuando estén casi hechos añadir las espinacas y dejar unos minutos hasta que queden reducidas pero verdes y jugosas. Reservar.






En la misma sartén que hemos hecho las espinacas ponemos los daditos de mortadela de pavo (o jamón, frankfurt etc.) con un chorrito de aceite y los champiñones escurridos, dejando que se dore todo junto, no tiene que estar mucho tiempo porque las dos cosas están ya hechas, al final le espolvoreamos el cebollino. Reservamos.



Sacar la calabaza del horno, hay que abrir el papel de aluminio, con cuidado porque el vapor que se genera dentro es peligroso y nos puede quemar. Es el momento de montar nuestra pizza.



Con una cuchara extendemos el tomate frito sobre los trozos de calabaza, espolvoreamos con un poco de orégano, después ponemos las espinacas y a continuación los champiñones con la mortadela. Acabaremos poniendo unos trocitos de queso como decoración y la metemos en el horno 2 minutos para que se funda y al sacarla volvemos a añadir un poco de orégano.






3 comentarios:

  1. Que yo las he probado...y están, de rechupete !! Suaves, ricas y suculentas !!

    ResponderEliminar
  2. Aaahhh !! Y Felicidades por esas...1.022 visitas !!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias amiga!! Cuando quieras repetir, las hago para ti! ;-)

      Eliminar