lunes, 7 de junio de 2021

Poke bowl de lentejas y arroz con setas y frutas-Lentejas de Tierra de Campos

El poke en principio era una ensalada hawaiana sabrosa, colorida y sana, con arroz, pescado crudo, verduras, hortalizas, frutas y otros ingredientes que se tuviera a mano. Actualmente se ha extendido su fama a nivel internacional, adaptándose a productos locales de otros países según sus hábitos alimentarios.

Hoy hemos preparado un poke vegetariano con la lenteja de Tierra de Campos como ingrediente principal. Esta lenteja pardina con Indicación Geográfica Protegida da un resultado excelente en cualquier preparación porque su textura es muy cremosa y para este plato frío es perfecta. 

Esta receta en vez de pescado lleva huevo duro, como frutas papaya y aguacate, como hortalizas cogollo de lechuga, remolacha cocida, cebolla roja y setas rehogadas. Combinamos las lentejas con un cereal como el arroz, para tener completa toda  la gama de aminoácidos, básicos para la formación de las proteínas que precisa el cuerpo.

Para aderezar, una vinagreta con AOVE, salsa de soja, vinagre de jerez, sal, pimienta y cortes finos de la piel de un limón encurtido.

Creemos que hemos completado una ensalada veraniega redonda, con aporte de todo lo necesario nutricionalmente hablando.

Otra ventaja de esta ensalada es tener ingredientes preparados previamente, guardados en la nevera ya cocinados y así montar la receta rápidamente al llegar a casa.

Con esta receta participamos en la promoción Lentejas para el Verano que hacen en Lentejas de Tierra de Campos  para potenciar el valor de las lentejas en el verano. 
#LentejasParaElVerano



Ingredientes
200 gr. de lentejas Tierra de Campos 
100 gr. de arroz largo  
1 remolacha cocida
1 rodaja de papaya
1 aguacate
100 gr. de setas shiitake  
1 diente de ajo
1/2 cebolla roja
1 huevo
2 hojas de laurel
Sal
Perejil o cilantro
Comino molido
Aceite de oliva 

Para el aliño:

Aceite de oliva virgen extra
Corteza de 1/2 limón en conserva (encurtido con sal)
2 cdas. de salsa de soja
1 cda. de vinagre de Jerez
Pimienta negra recién molida
 


Elaboración: 

Prepararemos todos los ingredientes, tratándolos y condimentándolos por separado. Los reservaremos  hasta el momento de montar el bol.

Las lentejas:

Las pondremos a cocer partiendo de agua fría, con una hoja de laurel y sal. No necesitan remojo.

Si se cuecen en una cazuela normal tardarán unos 30 minutos aprox. a partir de que hiervan. Controlaremos el punto probándolas a partir de los 25 minutos. 
En este caso las preparamos en olla rápida. En la nuestra son 15 minutos a partir de que sube la válvula y la bajamos bajo el grifo una vez finalizado el tiempo para poder abrirla sin peligro. Comprobar la textura y si están aún un poco duras dejar cocer 5 minutos más con la olla destapada.

Colar y dejar enfriar. 

El arroz:

En un cazo poner a cocer el arroz en agua hirviendo y sal, aproximadamente unos 15 minutos dependiendo del tipo de arroz (ver instrucciones en el paquete). Tiene que estar entero y terso. Dejar enfriar. En nuestro caso era arroz basmati aromatizado. 

Colar, lavar bajo el grifo para retirar los restos de almidón y dejar enfriar.

Las setas:

Limpiarlas de impurezas y trocear. En una sartén dorar el ajo bien picado y añadir después las setas hasta que se cocinen.

El huevo:

Cocer el huevo en agua hirviendo de 8 a 11 minutos, dependiendo del punto deseado, nosotros lo dejamos 8 minutos y queda cocido pero meloso en el centro.

El aguacate:

Abrir por la mitad, retirar el hueso, pelar y hacer láminas gruesas que rociaremos con medio limón para que no se oxiden.

El cogollo de lechuga - La remolacha - La papaya - La cebolla roja

Con estos cuatro ingredientes haremos el mismo tratamiento. Pelado y troceado. A cada uno de ellos le pondremos un poco de sal y aceite una vez troceados.

La corteza del limón encurtido:

Eliminar la pulpa del limón y trocear la corteza en láminas finas y daditos pequeños. Parte para montar el plato y parte para el aliño.

El aliño:

Aceite de oliva virgen extra.

En un recipiente mezclamos la soja con la mitad de la corteza de limón, el vinagre y la pimienta negra recién molida. Reservamos.

Montamos el poke:

Repartimos los ingredientes uno junto a otro dejando el centro para la lechuga y el huevo. 

Rociamos toda la preparación con un buen aceite de oliva virgen extra

Espolvoreamos comino molido sobre las lentejas, sal sobre el huevo, el aguacate y la lechuga. 

Agregamos el resto del limón encurtido repartido por todo el plato y añadimos un poco de cilantro picado fino.

Vertemos la mezcla de aliño sobre todos los ingredientes y servimos.
  



Enlaces relacionados:

Lenteja Tierra de Campos: https://site.lentejadetierradecampos.es/

sábado, 5 de junio de 2021

Salteado de setas con salsa de avellanas inspirado en Juan Altamiras

Juan Altamiras es el pseudónimo de Raimundo Gómez, un fraile franciscano del siglo XVIII, que fue cocinero en el convento de San Diego en Zaragoza y escribió un libro de recetas de cocina, titulado 'Nuevo arte de cocina'. Esta obra recoge una serie de recetas enfocadas a la enseñanza de los novicios que se dedicaban a la cocina en los conventos.

Este mes en Cooking The Chef nos ha tocado revisar su libro. Sus recetas son sencillas y muy asequibles ya que cocinaba mayoritariamente para los frailes, los necesitados y las clases populares, huyendo de la extravagante cocina de las casas nobles. 

Hemos elegido esta elaboración con setas, inspirada en su receta 'Setas de monte', ya que nos ha parecido muy interesante la incorporación a las setas de una salsa de avellanas.

Realmente la descripción de las recetas en este libro es muy escueta y deja mucho espacio a la imaginación en cuanto a tiempos y medidas. Por otro lado el tratamiento de los productos en aquella época distaba mucho de parecerse a las prácticas de hoy en día. Por ejemplo, para condimentar se usaba preferentemente el azúcar, hierbas y especies como la canela. La sal no era habitual, era una mercancía cara, sometida al monopolio de la Corona que la administraba con gravámenes. Y por supuesto no había refrigeración, ni agua corriente. Eran otros tiempos. 

Por si es de vuestro interés, os dejo este enlace de la Biblioteca Digital de Castilla y León, que os lleva a descargar el libro de Juan Altamiras gratuitamente :  https://bibliotecadigital.jcyl.es/es/consulta/registro.do?id=17577



Ingredientes:

400 gr. de Gírgolas ( o cualquier seta que encontréis)
1/2 cebolleta
Aceite de oliva virgen 
Sal
Pimienta negra recién molida

Para la salsa de avellanas:

20 avellanas peladas
1 ó 2 dientes de ajo (al gusto)
Aceite de oliva virgen extra
1/4 vaso de vino blanco
Menta o hierbabuena
Perejil
Sal
Pimienta
2 rebanadas de pan frito


NOTA:
Esta es una versión de la receta original adaptada a nuestros días. Los ingredientes, las técnicas y las herramientas en aquella época eran distintas, más naturales. Los productos se tenían que tratar durante más tiempo, como en este caso las setas, que no son de monte sino de cultivo y no es necesario cocerlas previamente como hacían entonces. Al final del post os dejo una copia de la receta original del libro por si tenéis la curiosidad de ver cómo lo cocinaban entonces.
 
Elaboración:

Limpiar las posibles impurezas de las setas con una brocha de cocina y cortar una cebolleta en dados pequeños.

Freír las dos rebanadas de pan.

Prepararemos la salsa de avellanas en un mortero o en una trituradora. En primer lugar ponemos las avellanas y las rebanadas de pan troceadas; agregamos el ajo, el perejil y la hierbabuena cortados finos, una pizca de sal, dos cucharadas de aceite de oliva virgen extra y por último el vino. Trituramos hasta obtener una pasta fina. Reservamos.

En una sartén amplia poner aceite y calentar a fuego vivo, pochar una cebolleta cortada fina y cuando esté a medio cocinar agregar las setas. Remover y que se acaben de freír conjuntamente.

Cuando las setas estén cocinadas, agregar dos o tres cucharada de salsa de avellanas, mezclar y dejar cocinar para que se integren los sabores. Espolvorear con pimienta negra al gusto y perejil cortado fino.
 




Podéis ver todas las propuestas del reto pinchando aquí

Receta original: Está escrita en castellano antiguo y además las "s" minúsculas parecen "f" pero se entiende bien.




Otros enlaces relacionados:
https://nuevoartedelacocina.com/autora-vicky-hayward/

miércoles, 26 de mayo de 2021

Espárragos trigueros IGP Huétor Tájar con ajos tiernos y puré de boniato al microondas

Esta semana hemos disfrutado de los Espárragos de Huétor Tájar , que nos envió por segundo año el Consejo Regulador. Es una variedad de espárrago verde-morado con Indicación Geográfica Protegida que tiene un alto valor nutricional y un sabor distinto al de los otros trigueros. Su punto amargo admite muchas combinaciones que lo hacen muy apreciado en la gastronomía por sus cualidades culinarias .

En esta ocasión los hemos preparado salteados con ajos tiernos sobre una cama de puré de boniato, el contrapunto perfecto de dulzor que equilibra el ligero sabor amargo de este espárrago. 
Lo hemos terminado con unas gotas de aceite de oliva virgen extra, un poco de mahonesa de ajo y unos puntos de salsa Schiracha alrededor. Creemos que el bocado es exquisito.

En la web de Espárragos Huétor Tájar, tenéis toda la información sobre el origen y el desarrollo de este estupendo producto. En este mismo prólogo tenéis enlaces a su página y al final del post os dejamos una lista de información interesante sobre ellos.





Ingredientes para dos raciones

1 manojo de espárragos verdes Huétor Tájar
4-5 ajos tiernos 
1 boniato grande o dos pequeños
Sal
Aceite de oliva virgen extra
Mahonesa de ajo
Schiracha (Salsa picante)
 

Elaboración: 

Empezaremos por los boniatos. Los lavamos y quitamos las impurezas, sin pelarlos, pinchamos varias veces con un cuchillo o un tenedor por toda su superficie para que se cocinen más rápido. Los colocamos en un bol apto para microondas. Tapamos el bol con su tapa o con papel film.

Lo metemos en el microondas entre 10 y 15 minutos aprox. a potencia fuerte. El tiempo final dependerá del tamaño y del grosor, así que lo mejor es comprobar la cocción pinchándolos transcurridos 12 minutos. Si aún ofrecen resistencia, voltear y programar de nuevo en intervalos de 1 minuto.

Cuando estén cocidos los dejamos enfriar un poco para no quemarnos y les quitamos la piel. Colocamos los boniatos pelados en un recipiente adecuado para machacarlos con un tenedor, añadiendo sal y un poco de aceite de oliva virgen extra hasta conseguir un puré con la textura deseada.

Por otro lado lavamos los espárragos, los partimos en trozos grandes con las manos, empezando por la punta y hasta la zona donde no se puedan partir con facilidad, desechando el trozo duro. 

Ponemos una olla con agua y sal al fuego y cuando hierva ponemos los espárragos. Los dejamos cocer 5 minutos. Escurrimos y reservamos.

Limpiamos los ajos tiernos y picamos finos aprovechando al máximo lo que se pueda del tallo verde.

En una sartén con aceite de oliva ponemos a sofreír los ajos cortados, cuando empiecen a dorar añadimos los espárragos que teníamos reservados y dejamos que se tuesten un poco, con 2 minutos aprox. será suficiente porque el espárrago debe quedar terso. Cuando estén listos reservamos.

Montamos el plato poniendo un molde en el centro, rellenándolo de puré de boniato y colocando encima una buena cantidad de espárragos. Terminamos con un chorrito de AOVE, una gota grande de mahonesa de ajo junto a ellos y unos puntos de salsa picante tipo Schiracha alrededor. 



miércoles, 19 de mayo de 2021

Pan en microondas, sin gluten, 3 minutos

Esta es una de esas recetas que corren por Instagram y que te enseñan en un Reels , vídeo de pocos segundos, lo guay que es hacer un pan cuando no tienes pan en casa y así poder comerte un bocadillo estupendo. 
Éste concretamente es de la cuenta de  @foodiction.vcl.  Como veréis si entráis en su enlace, te muestran su pan fit, sin gluten, plano y perfecto hecho en 3 minutos de microondas y tostado.

La idea nos gustó. Probamos, probamos y al final el resultado ha sido decente y comestible, un poco seco para nuestro gusto, pero bueno de sabor, no se le puede pedir más a un pan de 3 minutos.

Vayamos por partes.

Aquí lo importante es conocer vuestro microondas, porque no todos funcionan igual en cuanto a potencias y tiempos. 

En nuestros 3 intentos antes de publicar este post, hemos comprobado dos cosas importantes. 
La primera, que la mezcla no reacciona igual según de qué tipo de material sea el molde,  hemos probado con cristal, con porcelana y con silicona, para nosotros el mejor, ya que con los otros el pan se seca más.
La segunda, que el tamaño del molde para estas cantidades ha de ser de 15 cms. de diámetro si es redondo, cosa que no explicaban en el video. 

El tiempo 3 minutos a máxima potencia siempre ha sido el mismo.

En las fotos del final veréis que la forma no quedó bien a la primera, creemos que fue porque el recipiente de cristal era demasiado pequeño, el pan se podía comer pero parecía una magdalena con copete. :-)

La segunda vez usamos porcelana en un molde ovalado y mejoró, quedó bastante bien aunque no perfecto.

A la tercera fue la vencida, usamos un molde de 15cms. de silicona y la masa subió con algunos agujeros pero la textura interior fue la más correcta. Lo acabamos en una parrilla y quedó perfecto.

Nuestro consejo es que vayáis probando la fórmula porque vale la pena, igual tenéis más suerte que nosotros y os sale a la primera!!




Ingredientes
70 gr. de harina de avena sin gluten
3 claras de huevo o un huevo entero (una vez nosotros probamos con un huevo pero quedó muy espeso)
1 cucharada de semillas variadas
6 gr. de levadura Royal
Sal


Elaboración:

Mezclar muy bien los ingredientes en un bol con unas varillas y colocarlos en un recipiente redondo o cuadrado según la forma deseada.

Introducir al microondas durante 3 minutos a potencia fuerte.

Sacar del molde y cortar el pan por la mitad. Tostar por ambos lados.

Se puede usar como pan normal o para bocadillo.


TERCER INTENTO Y ÉXITO, CON MOLDE DE SILICONA
 

SEGUNDO INTENTO DECENTE CON MOLDE DE PORCELANA


PRIMER INTENTO FALLIDO, CON MOLDE DE CRISTAL


martes, 11 de mayo de 2021

Tartar de aguacate en dos texturas, remolacha marinada y salmón salvaje ahumado, con mahonesa de wasabi y aceite de guindilla

El título de la receta es muy largo, lo sabemos, pero no queríamos dejar fuera de juego a los elementos que lo componen porque son muy importantes en el conjunto.

El aguacate, el salmón salvaje ahumado y la remolacha son los protagonistas principales del plato y nos aportan múltiples beneficios para la salud, (os dejo unos enlaces más amplios al pie del post)  convirtiéndolo en una opción muy recomendable. Le hemos dado un toque picante con el aderezo de wasabi en la mahonesa y de guindilla en el aceite. Si a esto le sumamos que es rápido de preparar comprenderéis lo satisfechos que estamos con él.   

Con esta especie de ensalada sencilla de elaborar y muy sabrosa, hemos cumplido nuestro objetivo principal, conseguir una explosión de sabor en cada bocado.  El único secreto de este entrante es la combinación de ingredientes y aliños que nos llevarán a disfrutar de un verdadero festival de sabores. 



Ingredientes
:
1 aguacate un poco verde (para la parrilla)
1 aguacate en su punto,  
1 remolacha mediana cocida 
100 gr. de salmón salvaje ahumado
1 limón
Ajo seco (en polvo o escamas)
Aceite de oliva virgen extra
Aceite de guindillas
Vinagre
Escamas de sal
Pimienta negra recién molida
Mahonesa 
Wasabi en pasta.
Brotes de rúcula


Elaboración:

Pelamos los aguacates y les quitamos el hueso. El más maduro lo cortamos en daditos y el más verde en láminas. 

Exprimimos unas gotas de limón sobre ambos aguacates para que no se oxiden.

En un bol ponemos el zumo de 1/2  limón, añadimos aceite de oliva, ajo seco, sal y pimienta negra molida, agregamos los dados de aguacate maduro, removemos y lo dejamos unos minutos para que tome sabor.

Calentamos una parrilla y agregamos unas gotas de aceite, añadimos las láminas de aguacate que habíamos cortado y las asamos hasta que estén marcadas, poniéndoles un poco de sal y pimienta.

Cortamos una remolacha cocida en dados pequeños y la ponemos en un bol a marinar con aceite, vinagre y sal. Reservamos.

Preparamos la mahonesa mezclándola con una buena cantidad de wasabi en pasta.

Cortamos láminas de salmón salvaje enrollándolas en forma de flor.

Con todos los elementos preparados montamos el plato. Cogemos un aro y colocamos los ingredientes por capas en el siguiente orden:

Primero la remolacha marinada, cubrimos con una capa de mahonesa de wasabi. A continuación el aguacate marinado, volvemos a colocar otra capa de mahonesa de wasabi.

Terminamos con unas láminas del aguacate asado y unas láminas de salmón salvaje ahumado en el centro a las que daremos forma de rollito o flor. Coronamos con unos brotes de rúcula.
 
Acabamos el plato rociando antes de desmoldar con el aceite picante de guindillas y escamas de sal.

Desmoldamos y servimos.



Recetas relacionadas:

Si te gusta el aguacate, te gustarán estas recetas del blog:

Puedes ver muchas más siguiendo este enlace de búsqueda del blog:

Enlaces relacionados con el texto:

miércoles, 5 de mayo de 2021

Habas con panceta y verduras, al estilo de Martínez Montiño

Nos sumergimos de nuevo en la gastronomía del pasado con Cooking The Chef. Esta vez nos trasladamos al año 1611 y descubrimos a Francisco Martínez Montiño, que fue durante 34 años el cocinero jefe de la corte y escribió el más famoso libro de cocina de la época "Arte de Cocina, Pastelería, Vizcocheria y Conservería".

Pensando en la época en la que fue escrito este libro, nos impactaron sus premisas: "La cocina debe organizarse en base a tres principios y en este orden, limpieza, gusto y presteza.

Tengamos en cuenta que del siglo XVI al XVIII, se vive una revolución y una metamorfosis de la gastronomía con la llegada de nuevos productos procedentes de los grandes viajes por América, Asia y África: tomate, pimiento, judías, maíz, cacao, pavo, vainilla y especias, frutas y un largo etc.. 

Además, se introducen cambios en los sabores con la distinción entre dulce y salado, y se popularizan las bebidas frías, las ensaladas, el chocolate, el arroz y la pasta. El Renacimiento elevó la Cocina como un arte más. Se añadió al alimento la técnica, el refinamiento, la ostentación, la opulencia y el lujo y comienza a venerarse al chef de las cocinas en las mesas nobles.

La cocina doméstica también tiene cabida en su libro y se pueden extraer recetas como la de esta habas que nosotros hemos elegido y adaptado. Sencilla pero con unos toques, como el de cocinar la lechuga, que ofrecen una variante diferente a los platos tal como se cocinan en la actualidad.

Un cocina en definitiva muy recomendable e interesante. Os dejamos el texto de la receta original al final del post ya que nosotros hemos hecho una adaptación de su "Potaje de Habas en día de carne".



Ingredientes para 2-3 raciones

600 gr. de habas peladas (frescas o congeladas)
1/2 lechuga de hoja larga (romana)
1 cebolleta
3 dientes de ajo
1 rama de apio
75 gr. de panceta curada
75 gr. de tocino ibérico
75 gr. de jamón curado en dados
Especias, se pueden elegir al gusto:
1 hoja de laurel, 3 granos de enebro, 6 granos de pimienta negra , 3/4 clavos de olor y un cuarto de  rama de canela
Hierbas aromáticas frescas, las que se prefieran:
Eneldo - Cilantro - Perejil
Agua caliente
Vinagre


Elaboración:

En una cazuela ponemos a calentar un poco de aceite y agregamos el tocino, la panceta curada y el jamón, todo cortado a tiras o dados.

Dejamos que se dore y suelte su grasa. Añadimos la rama de apio, la cebolleta y los ajos todo cortado pequeño y lo cocinamos junto al tocino incorporando también las especias, hasta que esté bien pochado.

A continuación añadimos las habas, las hierbas aromáticas, eneldo, cilantro, perejil, etc. y la lechuga que una vez lavada habremos troceado con las manos.

Cubrimos con un poco de agua caliente y dejamos cocinar hasta que estén tiernas las habas.

Cuando arranque a hervir el guiso se pueden añadir un par de huevos crudos dejando que se cocinen en el caldo o bien se pueden cocer los huevos aparte (como hicimos nosotros) y añadirlos al plato terminado.

Cuando se haya apagado el fuego se agregaran unas gotas de vinagre al gusto.
 

LAS RECETAS DEL POTAJE DE HABAS ORIGINAL, EN VERSIÓN SIN O CON CARNE, TAL COMO LA ESCRIBIÓ EN EL LIBRO, CON SU GRAMÁTICA DE LA ÉPOCA:

Potage de habas.
Las habas en día de pescado buscarlas has que sean muy tiernas , mondarlas has, echareis aceyte que sea bueno en una cazuela de barro, ó en una olla, ponla sobre las brasas, quando este caliente echa las habas dentro, asi crudas como están , tendrás lechugas lavadas y deshojadas, torcerlas has con las manos, haras las lo mas menudo que pudieres sin llegar cuchillo á ellas, csprimirlas del agua, velas echando con las habas, vayanse ahogando habas y lechugas: ellas irán de sí echando agua, que casi bastará para servir de caldo: échale de todas especias, y verdura , cilantro Verde mas que de las otras, sazona de sal, échales un poquito de agua caliente, y un poco de vinagre, y cuezan hasta que esten blandas , echale unos huevos crudos para que salgan escalfados en las mismas habas, y sirve las habas, y los huevos todo junto en la misma cazuela. A estas habas se le suele echar un poco de eneldo , mas algunos señores no gustan de el.

Habas en día de carne.
Las habas en dia de carne se han de guisar con tocino frito en dados, y en lo demás guardar la orden que está dicha en las de pescado, las unas ahogadas sin perdigar, y lechugas también crudas, desmenuzadas con las manos y han de llevar de todas verduras, y las otras se han de perdigar , y quaxar con huevos, y agrio. Estas habas, quando están tiernas, son buenas para echar en los platillos ,de carne, y en pasteles de pollos, ó pichones.
 

Enlace para descargar el libro de Arte de Cocina de Francisco Martínez Montiño:

Si queréis ver las propuestas de todos los participantes en el reto, pinchar aquí.

sábado, 1 de mayo de 2021

Ensalada de fresones, mojama, anchoas, olivas con vinagreta de mostaza y miel

Los fresones son un producto de temporada, generalmente se encuentran de febrero a junio dependiendo de la localidad. 

En nuestra ensalada hemos usado fresones del Maresme, comarca de Barcelona en la que su cultivo está muy valorado.

Los aprovechamos al máximo en nuestra cocina porque además del uso habitual en postres que a nosotros nos encantan, tienen muchas posibilidades y nos gusta combinarlos con elementos salados, cocinados como acompañamiento de carnes y aves, o como en este caso, en crudo,  contrastando  su dulzor con una buena mojama, algunas anchoas, olivas negras y una sabrosa vinagreta. 
 
Os dejamos algunas ideas, de recetas que hemos realizado con ellos y publicado en este mismo blog al final del post. Sólo tenéis que clicar el título para acceder a ellas.
 


Ingredientes para 2 personas

6-8 fresones (dependiendo del tamaño)
Lechugas variadas
Rúcula
Eneldo
4 lonchas de mojama de 1/2 cm. de grosor aprox.
4 anchoas de l'Escala en aceite (Callol Serrats)
8 olivas negras 

Para la vinagreta:
1 cucharada sopera de mostaza de Dijon
1 cucharada de postre de miel
2 cucharadas soperas de aceite de oliva virgen extra 
1 cucharada de vinagre de Jerez o Módena
Sal al gusto
Pimienta negra al gusto



Elaboración:

Lavar bien los fresones, quitarles el pedúnculo verde y trocearlos en cuatro partes cada uno.

Limpiar y lavar las lechugas.

Hacer la vinagreta poniendo todos los ingredientes en un bol y mezclando con unas varillas o con un tenedor. También se puede poner en un bote, taparlo y agitar. Mezclar hasta que emulsione y se convierta en una crema.

Montar la ensalada colocando las lechugas en la base y repartiendo por encima los fresones, la mojama, las anchoas y las aceitunas. Para finalizar rociar con unas cucharadas de la vinagreta y mezclar.

La decoración es a vuestro gusto. 


Recetas del blog relacionadas con los fresones:





 

jueves, 22 de abril de 2021

Coq au vin - Pollo al vino

"El Coq au vin" es un guiso estofado emblemático de la gastronomía francesa, más concretamente originario de la Occitania, se preparaba con gallo y vino como ingredientes principales y tiene una curiosa leyenda que remonta su origen a tiempos de Julio Cesar, guerreando con las tribus galas. Sí se puede asegurar con certeza que este plato tiene más de 400 años y que alcanzó gran popularidad a principios del siglo XX cuando se sustituyó la correosa carne de gallo por la de pollo y el marinado y estofado con vinos de mejor calidad. 
 
Suponemos que en origen su elaboración era mucho más larga y complicada pero si se sustituye el gallo por un buen pollo de corral los tiempos se reducen y se cocinará en aproximadamente 1 hora. Si usamos un pollo de granja normal en menos tiempo incluso.

Ver cómo lo elaboraban los Hermanos Torres en su programa de TV 'Torres en la Cocina' nos decidió a preparar este sabroso plato. El resultado fue tan espectacular que la receta se ha quedado en nuestras cocinas para siempre.




Ingredientes
1 pollo troceado (si es de corral, mejor)
Harina para rebozar
200 g panceta curada
400 ml. caldo claro de ave
60 ml brandy
1 pizca azúcar
1 piel de limón
Canela en rama
1 hoja de laurel
Aceite de oliva virgen extra 

Para la marinada:
2 zanahorias
1 cebolla
1/2 puerro
1 cabeza ajos
400 ml. vino tinto
Agua hasta cubrir

Para la guarnición
300 gr. de pera
1-2 cucharadas canela en polvo
aove, sal, pimienta



Elaboración:

Lo primero que tenemos que hacer es marinar el pollo. Poner el pollo junto con las verduras cortadas (zanahoria, cebolla, puerro y ajo), el vino y el agua, durante 1 hora. (en el frigorífico).



Pasado el tiempo, retirar el pollo de la marinada. Escurrirlo, enharinar y reservar. Colar las verduras de la marinada y reservar todo.

Cortar la panceta a dados, sofreír bien en una cazuela, retirar y reservar. 

Añadir el pollo enharinado a la cazuela agregando un poco más de aceite. 

Incorporar el buquet garni, consistente en un trozo de puerro verde, relleno con tomillo fresco, perejil y laurel, atado con un cordel de bridar.  


Acabar de rehogar bien el pollo, retirarlo y reservarlo. Dejar el buquet garni.

Devolver la panceta a la cazuela, añadir las verduras de la bresa y rehogar en blanco (sin dorar).

Verter el brandy y flambearlo. Devolver el pollo a la cazuela. Agregar el vino colado de la marinada , el caldo, la piel de limón y el palo de canela. Dejar cocinar aproximadamente 1 hora, hasta que esté tierno y la salsa reducida y espesa.

La guarnición:

Partir las peras a trozos (sin corazón y sin piel). Espolvorear con canela, sal, pimienta y saltear en una sartén con un chorrito de aceite o mantequilla (al gusto).

Servir el guiso caliente y agregar en el plato la pera salteada.




Enlaces relacionados: