viernes, 12 de abril de 2019

Tallarines de pasta fresca al vino blanco con setas - Tagliatelle al vino bianco con funghi

Creo que en casa no nos cansaremos nunca de comer pasta, es tan fácil variar su sabor con cualquier condimento que el éxito queda garantizado. 

Esta receta de tallarines es también del libro de Gennaro Contaldo,  "Dos italianos entre fogones", como la Tagliatelle al limón y albahaca y los Ñoquis a la sorrentina, recetas que publiqué hace un tiempo y puedes encontrar en el blog.  Este libro ha sido para mi una fuente fantástica de platos deliciosos que además son muy sencillos de preparar. Auténtica cocina italiana llena de sabor. 

Poco más hay que contar sobre esta receta de tallarines, que puedes hacer con cualquier otra pasta fresca,  (si la haces en casa puedes ver mi receta pinchando aquí.  Se adereza con ingredientes muy comunes de los que todos podemos disponer sin ninguna dificultad, se recomienda si es temporada usar setas silvestres pero también queda bien usando las de cultivo y algunas secas.


Ingredientes para 4-6 raciones:

500 gr. de pasta fresca (en este caso comprada)
6 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
2 dientes de ajo picados finos
1 chile rojo pequeño picado fino (opcional)
400 gr. de mezcla de setas silvestres limpias y cortadas en trozos grandes (yo usé mezcla de champiñones y shitakes frescos y boletus secos que hay que hidratar)
4 cucharadas de vino blanco
300 ml. de caldo de verdura
2 cucharadas de perejil cortado 
Sal
Parmesano rallado (opcional)


Elaboración:

Calentar el aceite de oliva en una sartén, añadir el ajo y el chile (si se utiliza) y rehogar suavemente hasta que se ablanden. Subir un poco el fuego, incorporar las setas y remover bien durante un minuto.

Añadir el vino y dejar que se evapore, luego verter el caldo y cocer, removiendo, durante unos minutos hasta que el líquido se haya evaporado un poco. Agregar el perejil y rectificar de sal al gusto.

Entretanto, llevar a ebullición una cazuela grande llena de agua con sal, añadir la pasta y cocer hasta que esté al dente, la pasta fresca solo tardará unos minutos. Escurrir la pasta, reservar un poco del agua de cocción y unir a la mezcla de setas, removiendo bien. Si la salsa está demasiado espesa, añadir un poco del agua de cocción. Retirar del fuego y servir con un poco de parmesano rallado.



Si quieres preparar la pasta fresca en casa puedes ver la receta que yo hago, aquí: 





Otras recetas relacionadas:

Tagliatelle al limón y albahaca:
http://jugandoconlacocina.blogspot.com/2018/07/tagliatelle-al-limon-y-albahaca-pasta.html

Ñoquis a la sorrentina:
http://jugandoconlacocina.blogspot.com/2018/08/noquis-la-sorrentina-gnocchi-alla.html

Genaro Contaldo:
https://en.wikipedia.org/wiki/Gennaro_Contaldo

viernes, 5 de abril de 2019

Pan con cacahuete y lima de Daniel Jordà

El reto de este mes de Cooking the Chef nos ha hecho felices, una receta de pan... de  ¡¡Daniel Jordà!!. Esto convierte este reto en una historia muy especial, como él mismo y sus originales panes.

Daniel Jordà es una persona entrañable, que transmite la pasión que siente por su profesión y hace de sus atractivas creaciones un arte que puedes encontrar en su tienda-obrador, en la Plaza Garrigó nº 5 de Barcelona. A este espacio de trabajo lo define en su página web Panescreativos con estas geniales palabras: 
"No tenemos conciencia de ser una panadería, de hecho esta palabra no aparece en nuestro letrero de tienda, Somos un Restaurante gastronómico que trabaja con los mejores productos, las harinas más especiales y al igual que los restaurantes hacemos panes de mercado o de temporada".   

Del libro Love is in the Bread  (con presentación de Albert Adrià) he escogido este Pan de cacahuete y lima, me costó decidirme porque hay muchos donde elegir, pero la originalidad de este pan de origen tailandés me sedujo, su intenso gusto a cacahuete, el refrescante toque cítrico de la lima y ..... ¡¡¡su color!!! No me equivoqué, el sabor es delicioso y su aspecto sorprendente.

No soy nada experta en el tema de los panes, sólo los he preparado unas pocas veces y siempre ha sido una experiencia positiva, aunque en esta ocasión me costó dos intentos que quedasen bien.

La primera vez que los hice tuve varios fallos. Elegí el colorante líquido, azul y amarillo de Vahiné que es el que se encuentra en todos los supers y la mezcla no resultó verde, me quedaron amarillos, luego me despisté y me salté un tiempo de reposo con la primera hornada y aunque en la segunda me di cuenta y quedaron bien, el tema del color le quitaba toda la gracia. 
Al segundo intento todo iba sobre ruedas pero sufrí lo mío con mi horno que el pobre no consigue mantener estable la temperatura aunque al final los dejé un poco más de tiempo (15 minutos en vez de 6-8) y quedaron de lujo, como podéis comprobar.

Una experiencia muy recomendable, seguro que os encantará.






La receta está copiada literalmente de su libro Love is in the Bread  con alguna anotación mía que distingo en color lila.


Ingredientes para 32 panecillos

Ingredientes para la masa

500 g. de harina de fuerza
30 g de azúcar
10 g de sal
50 g de huevo (1 huevo L)
50 g de aceite
75 ml de agua
125 g de yogurt de limón
150 g de mantequilla
20 g de levadura (fresca)

Ingredientes invitados

La piel rallada de 2 limas kaffir (usé limas normales)
100 g de cacahuete tostado y salado
100 g de naranja confitada (opcional)
Colorantes alimentarios amarillo y verde para conseguir un color parecido al verde lima(*)
Primero compré unos líquidos de la marca Vahiné pero no quedó bien, luego me pasé a un colorante en pasta llamado Sugarflair - Party Green, ya en color adecuado y especial para hornear, y quedaron como los veis.



Elaboración:

1 - Mezclamos todos los ingredientes de la masa(*), sin añadir los "invitados". Dejamos reposar durante 10 minutos. Añadimos los colorantes y amasamos para unificar el color.

(*)  Este paso se explica en otro apartado del libro, "Dominar el amasado",  lo voy a incluir porque es importante el orden de los ingredientes.

"Dominar el amasado" La mezcla.

Siempre empezaremos por mezclar los ingredientes sólidos de forma homogénea, y a estos les añadimos los líquidos, conviene dejar una pequeña porción de líquidos en la reserva para acabar de modular la textura de la mezcla.
Cuando esté todo integrado, añade la levadura desmenuzada para que empiece a actuar, y en la fase final añade las grasas para que estas no interfieran en el inicio del proceso de fermentación. Ten en cuenta que si agregas las grasas al principio cuesta más que se forme la malla de gluten.
Amasa con firmeza, pero sin exagerar la energía o la fuerza, trabajando la masa durante unos minutos.

NOTA: Conviene que en todos los reposos pintemos muy ligeramente la superficie de la masa con aceite para evitar que se seque.

2 - Estiramos la masa en forma rectangular y añadimos la piel de las limas, los cacahuetes (ligeramente machacados) y la naranja confitada (cortada pequeña). Realizamos un plegado simple (*) y dejamos reposar 10 minutos.

(*)   En el libro se explica también en otro apartado cómo realizarlo:

Plegado simple: Estiramos la masa en forma aproximadamente rectangular, y la dividimos de forma imaginaria en 3 partes. Doblamos la parte de abajo hacia arriba, y después la parte de arriba hacia abajo sobre las otras dos, como si fuese un tríptico.


3 - Estiramos de nuevo la masa y realizamos otro plegado simple en sentido contrario y dejamos reposar 10 minutos.

Cortamos en piezas de 30 g y damos forma de bolas. Dejamos reposar hasta que las piezas doblen su volumen.


4 - Volvemos a bolear, y acabamos dándole una forma ovalada con dos puntas simulando una lima. Dejamos que doblen su volumen.


Horneamos a 180º C. durante 6-8 minutos. (aunque mi horno necesitó 12-15 minutos porque no mantiene la temperatura).

Enfriar sobre una rejilla y a disfrutarlos!

  



Enlaces relacionados:

La web de Daniel Jordà, Panescreativos:
http://panescreativos.com/

Entrevista de El Periódico a Daniel Jordà:
 https://www.elperiodico.com/es/sociedad/20130719/daniel-jorda-la-revolucion-del-pan-ya-se-esta-haciendo-en-las-casas-2518171
Si queréis ver las propuestas de mis compañer@s de reto, pinchar aquí.

sábado, 23 de marzo de 2019

Pasta fresca al huevo con harina común

Hacer pasta casera en Italia es lo más normal del mundo pero a mí me daba bastante respeto ponerme a ello hasta que me animé con esta receta aprendida haciendo mis Tortellinis al parmigiano de Massimo Bottura

La primera prueba quedó algo seca, pero insistí,  hice caso de los expertos que dicen que en la pasta influyen factores de diversos tipos, como la humedad ambiental que afecta a la harina, el tamaño de los huevos que pueden licuar más o menos la masa, etc. En la segunda prueba  seguí el consejo de guardar un poco un poco de harina en reserva para rectificar sobre la marcha, por si no la admite toda y el resultado fue muy bueno.

Hay varias formas de hacer pasta fresca, puede ser con o sin huevo, por tanto con o sin agua, con harina y semolina mezcladas, con una u otra solas,  etc. 
Creo que cada italiano tiene su propia fórmula y al final hay que elegir la que más buen resultado nos dé a nosotros. Harina y huevo me pareció la más sencilla y puedo asegurar que tanto para tortellinis como para espaguetis queda bien y es fácil de manejar.

Como podréis ver a continuación hacer pasta no es difícil, entretenido eso sí, pero vale la pena porque el sabor y la textura mejorará respecto a la pasta industrial comprada. Respecto a la máquina para pasta, creo que una buena inversión. Os aconsejo que la compréis porque las hay económicas, como la mía, que me costó 16 euros y lleva incluso los cortadores. 



Ingredientes:
200 gr. de harina 00 (la normal)
2 huevos (medianos)
Una pizca de sal


Elaboración:

Tamizar la harina sobre una superficie limpia y seca, o bien dentro de un bol grande, formar un hueco en el centro, añadir los huevos y comenzar a mezclar desde el centro con movimientos circulares.



Nota: Hay que tener en cuenta que las medidas son orientativas porque la masa depende de la humedad ambiental y el tamaño de los huevos, así que los cocineros aconsejan no poner toda la harina de golpe, reservar un poco e ir añadiendo a medida que se amasa. Si queda seca se puede añadir un poco de agua.

Cuando empiece a estar ligada la mezcla, amasar con la mano hasta que los ingredientes estén integrados, que no se pegue la masa en los dedos y que sea elástica.


Dejar reposar unos 30 minutos tapada con papel film.

Una vez reposada, estirar la masa con un rodillo sobre una tabla de madera yhasta obtener un espesor de 1 mm manualmente o a máquina.


Si se dispone de máquina para estirar pasta, pasar la masa por ella, empezando por el número 1 del selector, doblando la masa y volviéndola  a pasar un par o tres de veces más por él, a continuación ir aumentando el número pasando la masa una vez por cada uno de ellos hasta llegar al máximo. Mi máquina llega hasta el 8.

Cada vez que aumentemos un número poner antes la masa sobre la mesa y espolvorear con harina.



Para terminar, cortar la pasta afinada con la forma deseada, ya sea con la máquina o a cuchillo dependiendo de la elección.




Enlaces relacionados:

Tortellinis al parmigiano de Massimo Bottura: http://jugandoconlacocina.blogspot.com/2016/11/tortellini-con-crema-de-parmesano-de.html

domingo, 17 de marzo de 2019

Buñuelos de manzana fáciles, con batidora o Thermomix

En general soy más de salado que de dulce, eso se ve con solo pasearte brevemente por el blog, pero hay cosas dulces que me encantan y que podéis encontrar en estas páginas, como los Buñuelos de viento, las Torrijas, Magdalenas bajas en grasa, etc.

Al ver programas de cocina en televisión, de vez en cuando me animo y dejo a un lado mis prejuicios a la hora de ponerme a hacer una receta de repostería. Como tengo poca paciencia y con sólo escuchar "monta claras" o cosas similares ya se me quitan las ganas de empezar, he de estar convencida de que va a ser fácil y va a salir bien. Dicho esto os aviso que estos buñuelos que preparo hoy, del programa de Juan Pozuelo en Canal Cocina "Sabor de Hogar", entran dentro de los parámetros aceptables para mis aspiraciones, es decir, que estos buñuelos no tienen ninguna complicación y están muy buenos. 

El único "pero" que les pongo es que has de tener mucho cuidado con la temperatura del aceite, que no esté demasiado caliente. Los primeros quedaron muy monos por fuera pero un poco crudos por dentro y luego fui viendo que debían estar más tiempo en el aceite para cocinarse bien, por lo demás coser y cantar.



Ingredientes 
2 manzanas reinetas o Golden
200 gr. de harina normal
100 gr. de leche
1 huevo
60 gr de azúcar, el que prefieras, yo uso de caña bio o moreno.
15 gr. de levadura en polvo tipo Royal
1 cucharada de canela en polvo
Azúcar glas para espolvorear
Aceite de oliva virgen extra
Sal


Elaboración:

NOTA: Esta es la receta del vídeo del programa que vi en la tele y en el que me he basado, que es bastante distinta de la que hay escrita en la web del mismo programa.

Pelar las manzanas y descorazonar, cortarlas a trozos y poner en el vaso de la batidora.

Añadir la leche, el huevo y el azúcar. Batir hasta que los trocitos de manzana sean bien pequeños. 

Verter en un bol y añadir la harina, la levadura, una pizca de sal y la canela. Mezclar hasta que todos los ingredientes estén bien integrados. Tapar con papel film y dejar reposar 30 minutos.

Poner abundante aceite en una sartén pequeña y calentarlo, pero no demasiado, lo suficiente para que al echar la masa ésta no caiga al fondo sino que flote. El aceite ha de burbujear suavemente. Este punto es importante para que no queden crudos por dentro. Ir echando porciones con ayuda de dos cucharas y dejar freír hasta dorar.

Escurrir y espolvorear con azúcar glas.

Se pueden servir calientes o tibios. 




CON THERMOMIX TM31:

Pelar las manzanas y descorazonar, cortarlas a trozos y poner en el vaso de la Thermomix, 3 segundos velocidad 4.

Añadir la leche, el huevo y el azúcar. Programar 5 Segundos Velocidad 4.  

Añadir la harina, la levadura, una pizca de sal y la canela. Programar unos pocos segundos  en velocidad 3, para mezclar, comprobar que esté todo integrado y verter en un bol, tapar con papel film y dejar reposar 30 minutos.

Poner abundante aceite en una sartén pequeña y calentarlo, pero no demasiado, lo suficiente para que al echar la masa ésta no caiga al fondo sino que flote. El aceite ha de burbujear suavemente. Este punto es importante para que no queden crudos por dentro. Ir echando porciones con ayuda de dos cucharas y dejar freír hasta dorar.

Escurrir y espolvorear con azúcar glas.

Se pueden servir calientes o tibios. 

domingo, 10 de marzo de 2019

Ensalada templada de habitas con jamón y berros

Las ensaladas como esta son un recurso fácil y rápido cuando vamos con prisa y queremos comer sano. Esta fuente de salud es una solución perfecta como plato único porque sus ingredientes nos aportan las vitaminas, minerales y proteínas necesarios. 

Hablando un poco de los ingredientes principales, destacaría que las habas , en este caso baby, son una legumbre muy completa, ayudan al desarrollo y mantenimiento óseo, tienen gran cantidad de manganeso, son antioxidantes, contribuyen a la cicatrización de las heridas y a la absorción de vitaminas. Los berrosde los que ya hablamos en nuestro post de Crema de berros,  aportan a la combinación de esta ensalada sus múltiples propiedades, una de las cuales es su acción anticancerígena. El jamón, la proteína animal de alta calidad del plato, es ligero y acaba de redondear el punto final de sabor.

Aparte de todos estos beneficios y lo buena que está, a mi me resulta muy práctica ya que en pocos minutos está lista para comer. Yo uso botes de habitas fritas que vienen en aceite de oliva virgen extra y sólo tienes que añadirles un poco de jamón al calentarlas en las sartén.




Ingredientes:

1 bote de habitas baby fritas en aceite de oliva virgen extra (350 gr. neto aprox)
4 lonchas de jamón serrano (o del que prefieras)
1/2 bolsa de de berros (o al gusto)
6 hojas de lechuga crujiente (tipo Maravilla, Romana etc.)
Olivas (yo usé arbequinas)
1/2 cebolla roja
6 Hojas de albahaca
Aceite de oliva virgen extra
Vinagre suave
Sal
Jengibre en láminas (opcional)
Ralladura de limón (opcional)


Elaboración: 

Lavar la lechuga, escurrir y cortar en trozos pequeños. Los berros suelen venir lavados así que no tenemos que hacer nada con ellos.

Pelar y cortar la cebolla en juliana fina (a tiritas). 

En una sartén con un poco del aceite de las habitas, saltear ligeramente el jamón previamente cortado en tiras, añadir las habitas hasta que estés calientes, pero no en exceso.

En un bol, aliñar la lechuga, los berros, las olivas y la cebolla con un poco de sal, aceite de oliva virgen extra y un chorrito de vinagre suave, por ejemplo de manzana. 

Montar el plato:

Poner las habitas con jamón en el centro del plato, poner tres hojas de albahaca sobre ellas e ir colocando los vegetales aliñados alrededor. 

Opcional: Si te gusta el jengibre añade unos bastoncitos por encima de la lechuga y la ralladura de un limón, esto le da frescor al conjunto.




martes, 5 de marzo de 2019

Tacos mexicanos inspirados en la barbacoa de Cristina Martínez

Con estos Tacos mexicanos rendimos homenaje este mes en Cooking The Chef a Cristina Martínez, una Chef mexicana con una historia personal y profesional digna de admiración.  Quiero resaltar que vale la pena saber por cuantas penurias y tristezas ha atravesado esta mujer hasta llegar a ser una chef reconocida pero aún indocumentada en EEUU, a pesar de estar casada con un americano.Tiene un pequeño pero famoso restaurante  en Filadelfia llamado South Phily Barbacoa. Podéis leer su historia en los enlaces que os dejo al final del post.

Su plato estrella es el que la ha hecho famosa, una barbacoa de borrego mexicana. La barbacoa mexicana no se hace en la típica barbacoa de jardín, sino en un horno que se monta haciendo un agujero en la tierra. 

Como es imposible reproducir este método en la cocina de un piso de ciudad he querido hacer una versión casera de esta elaboración y he cocinado unos tacos que se inspiran en ese método. 

Para conseguir ese punto de carne tierna en un horno convencional, he usado una cocotte, imitando la cocción de vapor. En general he adaptado la receta a nuestras posibilidades y gustos, cambiando el cordero por lomo de cerdo. También he cambiado las pencas de maguey que usa ella, muy difíciles de conseguir aquí, por hojas de plátano que se venden congeladas. 

Sin duda no será ni de lejos la barbacoa mexicana de Cristina Martinez, pero os aseguro que mi homenaje inspirado en su cocina ha dado como resultado unos tacos de alucine, con una carne muy tierna  y un aroma espectacular. 




Ingredientes

500 gr. de cabecero de lomo de cerdo. (la receta original es con cordero)
Caldo de cocido
Garbanzos
Naranja
Pimentón (Opcional, es mi toque personal)
Ajos (Opcional)
Hojas de plátano (La receta original se hace con pencas de Maguey)
Tortillas mexicanas
Cebolla Roja
Cilantro
Lima

Salsas para mezclar y acompañar el taco
Guacamole
Tomate con chipotle




Elaboración:

NOTA: En los vídeos que vi sobre la barbacoa se hablaba de marinar la carne previamente, pero no explicaban exactamente cuales eran los ingredientes. Y como tampoco iba a cocinar carne de cordero, cambié el marinado por una salmuera al 8%.
Para hacerla basta con poner la carne en un recipiente con 1.250 l. de agua mezclada con 100 gr. de sal, durante 5 ó 6 horas. (no más porque es concentrada). Transcurrido el tiempo sacamos la carne, la lavamos bajo el grifo y la secamos. No necesitará sal en la posterior cocción.
En cualquier caso este paso es opcional pero a mi me parece que la carne de cerdo queda más jugosa.

Precalentar el horno a 160º.

En una cocotte o recipiente con tapa que pueda ir al horno, colocamos el caldo de cocido cubriendo la base, añadimos los garbanzos cocidos y encima ponemos la vaporera.

A continuación desplegamos una hoja de plátano sobre la vaporera, ponemos el trozo de carne, lo rociamos con el jugo de 1 naranja, espolvoreamos un poco de pimentón y ponemos un par de ajos pelados. Si no lo habéis marinado antes en este momento hay que poner sal.

Envolver la carne con la hoja de plátano, tapar bien la cocotte y dejar cocinar 2,5 horas.

Una vez saquemos la carne del horno sólo quedará desmenuzarla y montar los tacos.

Extendemos sobre la mesa unas cuantas tortillas mexicanas y ponemos una buena cantidad de salsa de tomate frito mezclada con chipotle, si no os gusta el picante poner solo la salsa de tomate frito, añadimos la carne desmenuzada, la cebolla roja cortada en juliana, unas hojas de cilantro, unas gotas de lima y por último una buena cucharada de guacamole. Doblamos y listos para comer.

Servimos acompañados por el caldo que ha quedado en el fondo de la cocotte con los garbanzos, que está muy sabroso por haber recibido todos los jugos de cocción.






Para ver los trabajos de mis compañer@s de reto, clicar aquí

Enlaces relacionados con la receta:

Datos sobre Cristina Martínez:
https://www.mexico.com/hecho-en-mexico/10-datos-de-cristina-martinez-la-chef-mexicana-que-sale-en-chefs-table/

http://aldianews.com/es/articles/culture/food-revolution/reina-de-la-barbacoa-voz-de-los-indocumentados/52028

https://elpais.com/elpais/2017/11/20/dias_de_vino_y_podcasts/1511181730_921535.html


Salmuera, receta: http://jugandoconlacocina.blogspot.com/search?q=salmuera

Maguey: https://es.wikipedia.org/wiki/Agave

lunes, 25 de febrero de 2019

Pizza de Trufa, Champiñones y Panceta - Pizza Tartufo, Funghi e Pancetta - Thermomix

La comida italiana es una de mis preferidas, la pizza me encanta pero a mi pinche/ cobaya no le entusiasma, la principal razón es que suelen llevar tomate cosa que a él no le va.

No me doy por vencida fácilmente cuando quiero algo y como pienso  que la pizza acaba gustando a todo el mundo si se le pone el relleno adecuado, busqué la solución para convencerlo. Hemos llegado a un punto de acuerdo con esta versión casera de una pizza que solemos comer en una cadena de restaurantes italianos muy conocida. 

No lleva tomate y no lo necesita porque sus ingredientes son suficientemente potentes para compensar su ausencia. El sabor que aportan los aceites de trufa y la trufa rallada (de conserva o fresca) son la base de esta pizza. 

El aceite de trufa, se hace con base de aceite de oliva virgen extra y se aromatiza con las trufas, blanca o negra. El de trufa blanca es más caro y  más aromático aunque también es más dificil de encontrar. Tanto en un caso como en el otro os recomiendo usar uno de calidad. Son más caros pero se necesita menos cantidad y el resultado es muy diferente a los aceites baratos que no aportan apenas sabor.

Para la masa tengo la ayuda de la Thermomix que evita que te ensucies las manos, pero la verdad es que hacerla a mano también es fácil y si lo prefieres siempre puedes comprar una de las masas para pizza que hay en el mercado que también quedan muy bien.




Ingredientes para hacerla con Thermomix

Para la masa de 2 pizzas finitas tamaño familiar
(se puede congelar)

400 gr. de harina de fuerza
200 gr. de agua
50 gr. de aceite de oliva virgen extra
20 gr. de levadura fresca prensada o un sobre de levadura de panadería deshidratada
1 cucharadita de sal

Para el relleno de 1 pizza

250 gr. de mozarella fresca (1 bola)
150 gr. de mozarella rallada
150 gr. de champiñón Portobello
150 gr. de champiñón blanco
 1 manojo de albahaca fresca o 2 cucharadas de seca
Aceite de trufa negra
Aceite de Trufa blanca (opcional)
1 Trufa en conserva (o fresca si la tienes)
1 loncha gruesa de panceta (o bacon)



Elaboración de la masa con Thermomix TM31:

La detallo tal como viene en el libro Imprescindible, porque es la que yo hago.

Con estas cantidades salen dos pizzas del tamaño de la bandeja del horno, porque nos gustan finitas, así que la divido en dos y congelo una mitad.

1 Verter en el vaso el agua y el aceite. Calentar 30 seg/37ºC/Vel 1.

2 Añadir la levadura y mezclar durante 5 segundos,velocidad 4.

3 A continuación, incorpore la harina y la sal. Programe 1 minuto, vaso cerrado, velocidad Espiga.

4 Retirar la masa del vaso, introducirla en una bolsa de plástico y déjar reposar hasta que doble su volumen (un mínimo de 30 minutos).

Nota: Si utiliza levadura de panadería deshidratada, debe incorporarla junto con la harina.

5 Precalentar el horno a 250º.

Sobre una superficie limpia y ligeramente enharinada, estiramos la masa con un rodillo.

Cuando ya tengamos la masa estirada en cualquiera de las opciones, Thermomix, a mano, o comprada, colocarla en una bandeja, sobre un papel de horno y acabar de extenderla con las manos aceitadas, hasta obtener el tamaño deseado.

Rociamos la masa con un chorrito de aceite de trufa negra y a continuación vamos añadiendo los ingredientes, primero la mozarella rallada cubriendo toda la base, después los champiñones laminados, la panceta o bacon en tiras, la mozarella fresca troceada, la trufa rallada y la albahaca. Terminamos con un buen chorro de aceite de trufa blanca. (Puedes usar de un sólo tipo si lo prefieres).

La introducimos en el horno, bajando la temperatura a 200º-220º y horneamos durante 20 minutos aproximadamente. El tiempo siempre depende de cada horno y del grosor que le hayamos dado.

Cuando los bordes estén dorados ya la podemos retirar y servir inmediatamente.



 Para la elaboración de la masa SIN Thermomix, 

Como yo no la he preparado nunca os dejo esta fórnula de Gastronomía y Cía, que es una web muy fiable.

Sus ingredientes para la masa:

450 gramos de harina de fuerza, 10 gramos de levadura fresca de panadero, 220 gramos de agua con gas, 8 gramos de sal, 25 gramos de aceite de oliva virgen extra, 1 c/c de azúcar.

La elaboración:

Para hacer la masa de pizza pon la harina en forma de volcán en un cuenco amplio. 

Introduce en el agujero la levadura disuelta en un poco de agua templada, sin grumos, después añade la totalidad del agua, la sal, el aceite de oliva y el azúcar. 

Empieza a mezclar recogiendo con la mano la harina sobre el líquido poco a poco. Cuando tengas una masa compacta pásala a la mesa de trabajo para amasar hasta que se convierta en una masa fina y algo elástica.


domingo, 17 de febrero de 2019

Pollo al horno en cocotte

Estrené mi "cocotte" del Ikea hace unos meses, hice en el horno una estupenda receta, la Paletilla de cordero confitada con especias de Joël Robuchon . La textura de aquella carne, tierna y jugosa hizo que me enamorase al instante de esta forma de cocinar. 

Desde entonces he cocinado distintas carnes con el mismo resultado. Al cocinarse prácticamente al vapor dentro de la cazuela se conservan los jugos y se potencia el sabor. 

No hay mucho más que explicar sobre esta receta, es sencilla porque lo más importante es el método de cocción. Me he basado en la receta de pollo al horno que se ha hecho en mi casa de toda la vida, adaptándola a la cocotte. 

Los ingredientes que se añaden a este pollo veréis que son bastantes simples, unas patatas, ajos, zanahoria y chalotas,  pero son perfectos para acompañarlo y conseguir finalmente un plato muy completo con el que disfrutar. 




Ingredientes:

1 Pollo de 2 kg. aprox. 
Mostaza de Dijón suficiente para pintar el pollo por dentro y por fuera.
4 Zanahorias
8 Patatas pequeñas 
8 Escalonias (Chalotas) pequeñas
Aceite de oliva virgen extra
4 Dientes de ajo  
150 ml de vino blanco
150 ml de brandy 
1 Ramita de tomillo
2 Hojas de laurel
1/2 limón
Sal 
Pimienta negra recién molida 



Elaboración:

Precalentar el horno a 190º.

Lavar muy bien las patatas porque las pondremos con la piel. Cortar por la mitad y reservar.

Lavar y pelar las zanahorias. Reservar

Pelar las escalonias y reservar.

Lavar el limón y partir por la mitad.

Salpimentar el pollo por dentro y por fuera y con ayuda de una brocha, pintarlo con la mostaza también por dentro y por fuera. Introducir en el interior la ramita de tomillo y el medio limón.

Una vez bien salpimentado atarlo con un cordel de cocina pasándolo por debajo, y cruzándolo sobre las pechugas, acabando por atar las patas una sobre otra de modo que quede bien recogido.

Poner la cocotte al fuego y añadir el aceite de oliva virgen extra. Dorar el pollo por todos lados y cuando esté bien dorado sacarlo a una fuente y reservarlo.

Dorar en el mismo aceite los ajos sin pelar, solo con un golpe y las escalonias (chalotas) a fuego medio. Cuando tomen color, subir el fuego y añadir las zanahorias enteras y las patatas, dar un par de vueltas y agregar el vino y el brandy. Dejar cocer a fuego fuerte para que evapore el alcohol. Añadir las hojas de laurel.

Apartar las verduras hacia los lados de la cocotte para colocar el pollo en el centro. Tapar la cocotte y al horno, precalentado a 190º, durante 1 hora y media aprox. dependiendo del horno. Mi horno es antiguo y tarda 1 h. 45 minutos en la posición de arriba y abajo.

Pasado el tiempo de cocción, destapar y dorar un par de minutos la piel. Sacar de la cocotte, quitar el cordel, cortar y servir.