martes, 16 de junio de 2015

Panna Cotta de limón sin gelatina con confitura de limón

El nombre de Panna Cotta significa textualmente nata cocida en italiano. Es un postre que tiene su origen en la región del Piamonte.

Hasta hoy no me había atrevido con esta elaboración, las recetas que había visto por la red eran más complejas, con más ingredientes y demasiados pasos para mi gusto y aunque no las descarté me daba pereza ponerme a ello. 

Pero llegó el Chef Gonzalo D'Ambrosio,  que prepara unas estupendas recetas muy fáciles de reproducir en casa e hizo esta Panna Cotta, básicamente con crema de leche 35%, azúcar y limón, sin gelatina....ah, sí,sí...como dice él, el limón hace que la nata cuaje y tenga una textura suave y cremosa.

Espectacular, yo no acababa de creer que cuajara pero me fié de él, lo intenté y quedó genial. El acompañamiento de confitura de limón es clave en el conjunto, así que incluyo la receta en este mismo post para que no tengáis que buscarla aparte.

No os perdáis esta receta, repetiréis.

Este artículo de Gastronosfera sobre los orígenes de la Panna Cotta es interesante.






Ingredientes generales:

Ingredientes para la Panna Cotta:
500 g de nata 35%
120 gr. de azúcar
60 ml de zumo de limón

Ingredientes para la confitura de limón:
8 limones (sólo la piel)
300 g de azúcar
300 ml de agua



Empezamos por la Panna Cotta de limón:

Ponemos a hervir la nata y el azúcar durante 3 minutos. Retiramos del fuego y añadimos el zumo de limón.

Ponemos la mezcla en vasitos y dejamos enfriar en la nevera por lo menos 3 horas para que cuaje la crema.

Servimos con un poco de la confitura y crujientes de limón por encima, que a continuación explico como hacer.


La receta de la confitura está también en un post aparte, pero para más comodidad la incluyo en éste.




Para preparar la confitura: 

Lavamos y pelamos los limones con un pela patatas evitando la parte blanca.

Después cortamos las pieles en tiras finas (juliana).


En un cazo con agua hirviendo damos un hervor a las pieles de los limones, ya cortadas en juliana.  Escurrimos.

En otro cazo hacemos un almíbar,  hirviendo el azúcar con el agua.

Cuando el almíbar hierva, agregamos las pieles de limón reservando unas cuantas para el crujiente y cocinamos durante 10 minutos.

Para los crujientes:

Con las pieles de limón que hemos reservado, haremos los crujientes, para ello rebozamos las pieles húmedas en azúcar y las dejamos secar en un plato al aire.

Cuando el conjunto esté frío ya se podrá añadir a la Panna Cotta.


2 comentarios:

  1. ¡Rico postre! Y fresquito, así que no se le puede decir que no

    B7ssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siii, la única pega es que no es muy de régimen, jeje, pero un día es un día!

      Besos!!

      Eliminar