miércoles, 15 de julio de 2015

Mazamorra cordobesa con bacalao ahumado y pasas

La Mazamorra cordobesa, no confundir con la latinoamericana que es un plato completamente distinto,  es otra deliciosa muestra de la gastronomía andaluza,  bastante desconocida fuera de sus fronteras.

Es una receta muy antigua, se parece mucho al ajoblanco en cuanto a sabor, pero no en la textura, la de la mazamorra es mucho más densa, es cremosa como la del salmorejo del que se dice que es precursora, antes de que trajeran el tomate de América. 

Actualmente hay variantes que añaden crema de leche o puré de patatas a la mezcla para suavizarla, pero el sabor cambia y a mi me gusta el original.

Se puede combinar con muchos productos, huevo duro, aceitunas negras, jamón, etc, pero esta combinación de pasas con bacalao o cualquier pescado ahumado, como el salmón o la mojama, es para mí inmejorable.

Como ya prometí en el post de los boquerones al limón iré publicando más recetas de Córdoba y Granada a medida que las vaya haciendo.





Ingredientes

200 gramos de pan de pueblo
60 gramos de almendras crudas peladas
200 mililitros de aceite de oliva virgen extra
1 vaso de agua 
1 diente de ajo
Vinagre suave, al gusto
Sal

Guarnición

Bacalao ahumado (o mojama, salmón, etc..) 
Pasas


Nota: En la receta antigua no se ponía agua, esa es la diferencia con el ajoblanco, pero entonces necesitaríamos una mayor cantidad de aceite y se convertiría en un plato demasiado calórico para nuestros tiempos. También se puede reducir un poco la cantidad de aceite si lo deseas y poner más agua en sustitución aunque perderá cremosidad proporcionalmente.




Elaboración:

Poner el pan en remojo con 1 vaso de agua, sólo para ablandarlo un poco.

Colocar en la batidora el pan remojado, sin escurrir. Añadir las almendras crudas, el aceite, el vinagre, el ajo, y la sal. Triturar. 

La consistencia tiene que quedar como la del salmorejo, una crema espesa, pero muy fina en la que no se hunda enseguida el bacalao o lo que le pongas de acompañamiento. Si es necesario puedes ir añadiendo agua y triturando hasta conseguir la textura que más te guste, pero no te pases con el agua o harás un ajoblanco.

Meter en el frigorífico unas horas antes de servir.

Servir muy frío y adornar con lonchas finas de bacalao ahumado, unas cuantas pasas y un chorrito de aceite de oliva virgen extra.



No hay comentarios:

Publicar un comentario