domingo, 28 de mayo de 2017

Magdalenas bajas en grasa

Continuamos en la misma línea de la última receta (las Quenelles de calabacín sin aceite) o sea guerra a la grasa, pero esta vez con un dulce, las magdalenas, un clásico del desayuno o merienda que de esta forma se aligera bastante y nos permite darnos un capricho sin remordimientos de conciencia.

La textura exterior queda un poco más lisa que las tradicionales, que son más porosas, pero por dentro son esponjosas como un bizcochito y están muy ricas.

Mi experiencia con los dulces es limitada y no domino el tema como para experimentar a lo loco, pero quiero probar esta misma receta haciendo alguna variación en la masa para que salga menos densa, como por ejemplo poner mitad leche descremada y mitad yogurt o sólo leche semidesnatada, etc.  Si el invento sale bien os lo contaré en breve y si alguien quiere sugerir alguna idea la aceptaré encantada.

Por el momento espero que estas os gusten!!

La fuente en la que me he basado para esta receta es de varias webs , cada una haciendo sus variantes propias, pero el origen es del libro 1 Masa, 100 muffins, de Susanna Tee  







Ingredientes (unas 18 unidades aprox.)

280 g de harina blanca
1 cucharada de levadura química en polvo
1/2 cdta. de bicarbonato de sodio
115 g de azúcar extrafino
2 claras de huevo
250 ml de yogur natural desnatado
3 cucharadas de aceite de girasol (yo pongo de oliva suave)
1 cdta. de extracto de vainilla




Precalentar el horno a 200ºC.

Preparar el molde con las cápsulas de papel.

En un bol grande ponemos los ingredientes secos: la harina tamizada junto con la levadura y el bicarbonato y añadimos el azúcar.

En otro bol batimos ligeramente las claras e incorporamos el yogur, el aceite y el extracto de vainilla.

Hacemos un hueco en el centro de los ingredientes secos y vertemos los líquidos batidos. Mezclamos para unirlos todos sin trabajar demasiado la masa.

Repartimos la mezcla en los moldes y horneamos durante aproximadamente 20 minutos, hasta que estén altas, doradas y firmes.

Al sacarlas del horno, las dejamos reposar 5 minutos y podemos servir calientes o frías, aunque a mí hasta que no se enfrían del todo se me pegan al papel por la base.






No hay comentarios:

Publicar un comentario