miércoles, 31 de enero de 2018

Salsa bechamel básica

Esta salsa es un clásico en la cocina y por supuesto tiene distintas versiones y confusas paternidades así que no voy a entrar en quién la inventó pero si queréis curiosear os recomiento que pinchéis este enlace de Historia de la Cocina donde hablan de ella.  

No la tenía aún en el blog de forma independiente aunque forma parte de varias recetas publicadas, como por ejemplo los Canelones de espinacas,  así que he pensado que sería útil encontrarla por sí sola.

No es difícil de hacer, el miedo de que se agrume nos asusta a veces a la hora de decidirnos a elaborarla, pero creedme si os digo que es cuestión de temperaturas y movimiento. Seguid las instrucciones y evitaréis el peligro.

De todas formas si a pesar de todo aparecen los temidos grumos también hay solución: Pasa la bechamel por un colador fino o utiliza la batidora, cualquier cosa antes que servirla agrumada.

Como esta salsa tiene distintas utilidades según su densidad, el resultado final dependerá de las proporciones de sus ingredientes, así que puede ser ligera para napar suavemente algún producto, media como se suele poner en los canelones o espesa para las croquetas por ejemplo. En los ingredientes os pongo las proporciones más habituales.



    

Ingredientes 


La cantidad de mantequilla y harina siempre es a partes iguales


Bechamel ligera (cubre el producto finamente)

500 ml. de leche 
30 gr. mantequilla
30 gr. de harina
Nuez moscada (al gusto)

Bechamel media (para canelones)

500 ml. de leche 
40 gr. mantequilla
40 gr. de harina
Nuez moscada (al gusto)

Bechamel espesa (para croquetas)

500 ml. de leche 
80 gr. mantequilla
80 gr. de harina
Nuez moscada (al gusto)





Elaboración:

Ponemos la leche a calentar hasta que esté a punto de hervir y la mantenemos así. (Puedes hacerlo en el microondas)

En un cazo caliente ponemos la mantequilla hasta que se funda, entonces añadimos la harina y con unas varillas vamos removiendo hasta que se disuelva y se mezcle bien con la mantequilla, una vez disuelta la cocinamos 1 minuto para que la harina no quede cruda y a continuación incorporamos la leche caliente, poco a poco pero continuamente, sin dejar de remover con las varillas enérgicamente (importante) para evitar que nos queden grumos.

Una vez todo mezclado añadimos la nuez moscada rallada y dejamos hervir 5 minutos removiéndola para que no se pegue a la base.

Retirar del fuego y ya está lista.








No hay comentarios:

Publicar un comentario