viernes, 4 de diciembre de 2020

Pan ácimo Matzá o Matzoh

Este mes para el reto de Cooking The Chef nos adentramos en la rica  Gastronomía Sefardí.

Un poco de historia. A finales del siglo XV, tras la toma de Granada, se cometió el gran error de expulsar a todos los judíos sefardíes de la Península Ibérica, que ellos llamaban Sefarad, de ahí su nombre. 

La cultura, lengua y gastronomía sefardí se extendió en oleadas sucesivas por todo el Mediterráneo, el oriente europeo, norte de África y más allá. Excepcionalmente en la actualidad muchas de sus comunidades persisten y conservan sus tradiciones con fuerza admirable.

Vamos a centrar nuestra receta en el alimento básico de la humanidad, el pan. Concretamente en el pan sin levadura, el pan ácimo, que denominan Matzá en la fiesta judía del Pésaj, rememorando su liberación y huida del Egipto faraónico. 

Se elabora con harina, agua, un poco de aceite y sal, una mezcla sencilla pero tan potente que ha trascendido como símbolo de las religiones modernas hasta nuestros días.

A comentar que la cocina sefardí usaba diferentes masas de harina y según su rango de distinción social, en lo más alto situaban al sofisticado hojaldre, cosa que me sorprendió saber cuando lo leí buscando información sobre el tema ya que no sabía la antigüedad de esta elaboración.




Ingredientes para 8 discos de pan finos, de unos 12 cms. de diámetro.
 
1/4 de kilo de harina integral o blanca de fuerza
150 ml. de agua templada, 
1 cucharada de aceite de oliva 
1 cucharadita de sal.


Elaboración:

En un bol ponemos la harina, formamos un hueco en el centro y echamos el agua templada y el aceite.

Mezclamos con una espátula hasta conseguir que se integren los ingredientes. 

Volcamos la masa sobre una superficie limpia ligeramente enharinada y amasamos durante unos 10 minutos.

Formamos una bola y dejamos reposar envuelto en con un paño durante al menos una hora en el mismo bol que habíamos usado.

Precalentamos el horno a 200º.

Después del reposo cortamos porciones y les damos forma de bola, después las aplastamos con un rodillo formando láminas de medio centímetro de espesor aproximadamente.

Colocamos las láminas en la bandeja de horno sobre papel sulfurizado o una base de silicona, las pinchamos con un tenedor y las pintamos con aceite de oliva.

Cocemos durante 15 minutos aprox.. Hay que vigilar y cuando estén doradas las piezas retirarlas.

Este pan debe consumirse enseguida ya que se endurece muy rápidamente. 



Pinchad aquí para ver las propuestas de mis colegas de reto!!

8 comentarios:

  1. Pues no sabía yo eso del hojaldre, y es que con este reto siempre aprendes algo! el pan ácimo lo tengo en pendientes y con muchas ganas de prepararlo, se ve divino!
    un besazo!

    ResponderEliminar
  2. Qué buena pinta este pan.... me han entrado ganas de probarlo enseguida... a mi mundo pan le hace falta este pan!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja pues mira que tu mundo pan es amplio eh?? Me alegro de que te guste!
      Besos

      Eliminar
  3. Lo tengo pendiente, lo he visto varias veces y me gustará probarlo, se ve delicioso.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Silvia! Para una panarra como tú hacer este pan es coser y cantar ;-)
      Besos

      Eliminar
  4. Un pan auténticamente sefardí
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Manu! Los sefardís sabían rentabilizar el tiempo haciendo pan rico ;-)
      Besos

      Eliminar