jueves, 21 de enero de 2021

Galletas de yogur, avena y coco, sin mantequilla, bajas en grasa

Las galletas de avena son muy saludables, ayudan al tránsito intestinal gracias a la fibra que nos aportan y la avena es beneficiosa para el control del colesterol. 

Por esos motivos han conseguido que no me sienta culpable al comerlas y cuando se trata de cuidar la salud eso es muy relevante para mi.  

Buscaba una alternativa a las Galletas de avena con arándanos y miel, sin mantequilla ni azúcar que publiqué hace tiempo y he preparado esta combinación a partir de una receta que hablaba de galletas de yogur. Para mí la principal ventaja es que no tienen apenas grasa ya que sólo contienen dos cucharadas de aceite de oliva virgen extra para 24 galletas y el resto de ingredientes son también bastante saludables como veréis en la receta.

Una vez horneadas quedan muy crujientes y sabrosas aunque lo cierto es que como tienen bastante humedad se reblandecen en pocas horas, quedan igual de ricas pero más blandas, aunque las conserves en caja de metal o botes de cristal. Para nosotros eso no es un inconveniente porque en contrapartida la masa se puede congelar y cuando las descongelas para hornear quedan exactamente igual que recién mezcladas así que no es necesario cocinarlas todas el mismo día.

Ingredientes para 24 galletas

150 gr. de harina integral de espelta o la harina que prefieras
150 gr. de copos de avena (Mejor suaves)
2 cucharaditas (de café) de levadura química (tipo Royal)
2 yogurs descremados, sabor a coco
1 huevo entero (tamaño M es suficiente)
2 cucharadas soperas de aceite de oliva virgen extra 
1 cucharada de azúcar moreno (melaza, caña o el que prefieras)
2 cucharadas de sirope de agave o miel, lo que prefieras.
1 cucharada de esencia de vainilla
1 o 2 cucharadas de coco rallado (de bolsa)
24 almendras crudas (1 por galleta)

Elaboración:

Precalentar el horno a 180º.

Comenzaremos con los líquidos. En un bol grande poner  los dos yogurts, el aceite, el huevo, el sirope y la esencia de vainilla. Añadir el azúcar y el coco rallado. Mezclar bien con una varilla manual hasta que se integre todo.  

A continuación incorporar la levadura química, la harina y los copos de avena. Mezclar bien hasta obtener una pasta firme que se pueda manejar con dos cucharas para formar los montoncitos de las galletas. Dejar reposar en el mismo bol, mínimo 1/2 hora. (si es más tiempo no hay problema).

Una vez reposada la masa, poner montoncitos de pasta en una bandeja de horno forrada con papel de hornear o en una lámina de silicona. Poner al lado un recipiente con agua y mojar un tenedor para aplastar los montones y dar forma a las galletas. Una vez aplastadas colocar una almendra cruda en el centro de cada galleta, presionando bien para que quede incrustada.

Hornear entre 15 y 20 minutos, por tandas de unas 12 galletas más o menos, dependiendo del tamaño de las galletas. Las mías tienen un diámetro de unos 4-5 cms y en mi horno tardan unos 18 minutos.

Cuando estén doradas sacar del horno, ponerlas en una rejilla y dejar enfriar. Comer en pocas horas.

NOTA: La masa se puede congelar por lo que si quieres hornear sólo la mitad y hacer unas 12 galletas, no hay problema porque se descongela muy bien y quedan exactamente igual de ricas.




1 comentario:

  1. Con lo galletera que soy estas me las llevo para acompañar con un café 😋 besinos

    ResponderEliminar