viernes, 11 de mayo de 2018

Ensalada tibia de lentejas, bacalao desmigado, aguacate y brotes tiernos, con sus aliños

Más que una ensalada esta receta es un completísimo plato único, ya que reúne verdura (las lechugas), fruta (el aguacate y las aceitunas), legumbres (las lentejas) y proteínas (el bacalao, el  jamón y el huevo), todos ellos productos de mercado fáciles de obtener y sin complicaciones. 

Muy nutritiva y con poca grasa tiene la ventaja añadida de que la puedes preparar con antelación, dejarla a punto de montaje y con poner el aliño está lista.

Perfecta para cualquier momento pero sobretodo para un día de esos que tienes prisa y quieres comer bien, sin más.








Ingredientes para 3/4 raciones

Para la ensalada:

400 gr. de lentejas cocidas
250 grs. de bacalao desalado 
125 gr. de Brotes tiernos de ensalada
50 grs. de escarola tierna
8 olivas rellenas
2 huevos duros
1 aguacate

Para sus aliños:

Aceite de oliva virgen extra y sal para todos los ingredientes en distintas proporciones 

Para el bacalao:

Cebollino fresco (unas ramitas, al gusto) 
Una pizca de cayena molida
Pimienta negra al gusto
Ajo en polvo al gusto 

Para las lentejas:

50 gr, de recortes de jamón  
1 ajo  

Para el aguacate:

Limón 




Elaboración:

Trataremos cada ingrediente por separado y después montaremos el plato.

En un cazo con agua hirviendo sumergimos los huevos con ayuda de una cuchara y los dejamos hervir 10-11 minutos. Escurrimos y enfriamos en agua fría. Cuando se atemperen los pelamos, los cortamos en mitades o cuartos y reservamos.

En una sartén con un poco de aceite, salteamos las lentejas junto con los daditos de jamón, el ajo picado y una pizca de sal. Reservamos.

Cortamos el bacalao desalado y limpio de espinas en trozos pequeños lo ponemos en un recipiente y lo espolvoreamos con un poco de cebollino, una pizca de cayena en polvo, media cucharadita de ajo en polvo y un poco de pimienta negra recién molida, aliñamos mezclando todo con un buen chorro de aceite virgen extra. Reservamos.

Ponemos la ensalada junto con las olivas rellenas en un bol para aliñarlo, con un poco de aceite de oliva virgen extra, sal y unas gotas de vinagre.

Por último pelamos el aguacate y lo cortamos. Rociamos con unas gotas de limón y reservamos. Esta operación es la última para que el aguacate no se ponga negro, aunque con el zumo de limón tarda más.

Con todos los ingredientes ya cocinados y a mano,  montamos el plato.

Se puede combinar según la imaginación de cada cual, a mi me gusta que lo ingredientes tibios como la lenteja y el huevo queden por encima de los demás, así que los pongo en el centro, al lado el bacalao y la ensalada alrededor.

Salpimentamos el huevo, rociamos todo con aceite de oliva virgen extra y ya tenemos listo nuestro plato único, delicioso y nutritivo.



2 comentarios:

  1. Una ensalada riquísima, a mi me encanta!!
    Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Raquel!! Me alegro de que te guste ;-)
      Besitos!

      Eliminar