lunes, 12 de agosto de 2019

Tartar de salmón y sus huevas - Dip o entrante

Un tartar de salmón a modo de aperitivo o como plato me apetece en cualquier época del año,  pero en verano con estas temperaturas tan altas que estamos teniendo es algo que agradezco infinito en la mesa. Este dip lo pensamos a partir de un reto #losviernesreto de Instagram, en el que no debíamos incorporar la soja como ingrediente y salió esta maravilla.

El salmón es un pescado que me fascina, tan versátil en la cocina que puedes prepararlo a menudo tanto crudo como cocinado, sin que se haga pesado por repetición. Tiene pocas espinas que además se quitan fácilmente y su carne firme se presta a muchas elaboraciones y métodos de cocción. Se puede comer crudo, marinado, en escabeche a baja temperatura, etc. 

Los ingredientes de este tartar son de sabores muy contrastados, la mayonesa de wasabi o el aceite de sésamo son potentes y hay que tener cuidado de no pasarse de cantidad a no ser que tengas el paladar acostumbrado a ellos, por eso las medidas que veréis en la receta son orientativas, lo mejor es ir incorporándolos y probando hasta ver nuestro punto idóneo. 

Precauciones a tener en cuenta con el pescado en general: 

Para comerlo crudo debes congelarlo al menos 5 días a -20 grados por si tuviera anisakis, que sólo se neutraliza de esta forma o cocinándolo a  más de 60 grados.

Cuando cocines el salmón has de controlar que no se pase de cocción porque es muy delicado en ese aspecto y si se cocina demasiado queda seco y pierde todo su atractivo.  





Ingredientes:

100 gr. de salmón fresco descongelado
Huevas de salmón
1 cucharada de aceite de sésamo
Aceite de oliva virgen extra - AOVE
Unas gotas de vinagre suave (de manzana, arroz, etc.)
1/4 cebolleta tierna
Germinados de puerro
1 cucharadita de semillas de sésamo negro  
Sal
Mayonesa de wasabi al gusto
Eneldo para adornar (opcional)




Elaboración:

Descongelar el salmón el día antes, lentamente, pasándololo del congelador al frigorífico.

Una vez descongelado trocear en dados pequeños y poner en aceite de oliva virgen extra al menos 30 minutos, guardar en el frigorífico de nuevo.

Cortar la cebolleta lo más pequeña posible. Reservar.

Hacer la mayonesa de wasabi, mezclando en la proporción de dos cucharadas soperas de mahonesa con 1 cucharadita de  pasta de wasabi. Mezclar hasta integrar las dos salsas. Reservar.

En un bol poner el salmón escurrido de aceite y añadir las semillas de sésamo, la cebolleta, el aceite de sésamo, el vinagre y la sal, Mezclar suavemente.

Emplatar con un aro como entrante o en presentaciones de aperitivo, por ejemplo como las cucharas de la foto.

Poner una cucharadita de mayonesa de wasabi como base, una capa del salmón aderezado y agregar una cucharadita de mayonesa de wasabi más en la cumbre y otra de huevas. Coronar con germinados de puerro. Adornar con unas hojitas de eneldo.





2 comentarios:

  1. Hola. Con tu permiso voy a visitar tu cocina, que por lo estoy viendo seguro vendré mas veces. besinos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pasa, pasa y mira todo lo que desees!!! Encantada de tenerte por aquí, muchísimas gracias por venir.
      Besos

      Eliminar