miércoles, 30 de mayo de 2018

Gelatina de zumo de arándanos con yogurt y chocolate

Después de años usando la gelatina, estoy convencida de que es un buen aliado en mi cocina, sobretodo en postres, porque no me gustan las cosas demasiado dulces. Al ser un sabor neutro, me es muy útil cuando se trata de dar consistencia a zumos de frutas para conseguir un postre como el que presento hoy, sano, con poco aporte calórico y estéticamente muy atractivo.

La cantidad de gelatina que suelo usar en este postre es algo menos de lo que se indica en las instrucciones, generalmente recomiendan 6 láminas para medio litro de líquido pero para mi gusto queda demasiado dura y le suelo poner 5, es decir 1 lámina por cada 100 ml. con lo que queda un poquito más suave. 

Otro detalle distinto a la hora de preparar esta gelatina es la forma de hidratarla (ablandarla),  en las instrucciones se indica que la sumerjas en agua, pero al usar zumo es innecesario, es mejor hacerlo directamente en él porque así no suelta el agua del hidratado y queda mejor.

La gelatina tiene unas propiedades dignas de ser mencionadas, no aporta nada de colesterol, ni grasas, protege las articulaciones gracias al colágeno. El zumo de arándanos, el chocolate, el yogurt y la miel completan una serie de beneficios que podéis ver en los enlaces que os dejo al final del post.

La combinación de un fruto rojo como el arándano, mezclado con el frescor del yogurt natural y el toque del chocolate nunca ha defraudado a ninguno de mis invitados. Además es un perfecto final para comidas copiosas en las que cualquier otro postre puede resultar excesivo o pesado.

Lo único a tener en cuenta para el éxito de esta elaboración es que todos los ingredientes sean de calidad, en especial el zumo de arándanos.




Ingredientes para 10/12 vasitos:

1 litro de un buen zumo de arándanos (o frutos rojos)
10 láminas de gelatina (cola de pescado) 
4 yogurts naturales (o azucarados si no quieres miel)
1 pieza de chocolate pos vasito
1 bolsa de bolitas de chocolate rellenas de arándano (Mercadona) opcional
Miel para endulzar el yogurt


 Elaboración:

Poner las 5 láminas de gelatina en medio litro de zumo a temperatura ambiente. Dejar unos 5 minutos hasta que se ablanden.

En un cazo calentar el otro medio litro de zumo, sin que llegue a hervir.

Retirar del fuego, sacar la gelatina ablandada y meterla en el zumo caliente. Remover hasta que esté disuelta. Añadir el resto del zumo donde habíamos hidratado la gelatina. Mezclar bien y verter en los vasitos.

Poner en la nevera mínimo durante 4 horas, aunque es mejor dejarla de 6 a 8  horas en la nevera para que esté totalmente cuajada.

Cuando esté lista ya se puede añadir el yogurt, al que habremos agregado miel al gusto. Terminar con  el chocolate.




Enlaces relacionados con la receta:

Gelatina, sus propiedades:

Zumo de arándanos

Yogurt natural

Chocolate:


jueves, 24 de mayo de 2018

Jugando con la Cocina y la nueva normativa de Protección de datos (RGDP)

 Hola amig@s
Este post no gira en torno a ninguna receta como es habitual, el motivo de este post/correo es la Ley de Protección de Datos y es la única manera que se me ha ocurrido para cumplir con la obligación de comunicar a mis suscriptores que no hago ningún uso indebido de los datos que se puedan guardar sobre ellos al suscribirse al blog, en mi caso sólo su dirección de correo.

Este blog es una página web alojada gratuitamente en el universo de Blogger/Google, sin ánimo de lucro, no obtenemos ningún beneficio salvo la satisfacción de las relaciones personales que se crean a través de él y no tenemos los conocimientos informáticos y/o legales que se precisan para estar al día en estos temas porque se supone que Blogger/Google se encarga de eso como plataforma responsable incluida su Política de Privacidad.

No disponemos de los datos de nuestros suscriptores para nada más que para comunicarles las novedades en el blog, cosa que sucede automáticamente cada vez que publicamos una entrada, a través de otro programa gratuito que viene con el blog y que se llama Feedburner, que es el que hace la gestión de los correos automáticos cuando tú te suscribes y cuya Politica de Privacidad es la de Google.

Se supone que todos los que tenemos algún dato debemos enviar un email preguntando si aceptáis o no seguir recibiendo los correos. Como a través de Feedburner (el gestor) no veo ninguna manera de hacer esta pregunta, sólo se me ocurre utilizar este medio para haceros llegar la comunicación.

Resumiendo y yendo al grano, si no deseáis recibir más correos de este blog, podéis daros de baja de la suscripción, clicando el enlace que aparece al final del correo, el de "To stop receiving these emails, you may unsubscribe now."

Para dar la conformidad en seguir, podéis hacer un comentario en el blog, al final de esta entrada, diciendo que lo habéis leído y estáis de acuerdo en seguir suscritos o bien no hacer nada y entenderemos que estáis de acuerdo en continuar.

Estamos abiertos a cualquier sugerencia que no sea pagar a un asesor. Trabajar gratis por una pasión es una elección, pero no es justo que además de trabajar por amor al arte se pierda dinero en gastos ;-).
Agradezco vuestra paciencia al haber leído esto y espero que sigáis suscritos a este blog, pero si no es así,  os querré igual. ;-)

Concha





miércoles, 23 de mayo de 2018

Niguiri de salmón ahumado con huevas de mujol y mayonesa de wasabi

Preparar sushi es difícil de improvisar, si quieres hacerlo de pescados o mariscos crudos, pero a veces el capricho nos puede y hay que buscarse la vida con lo que hay en la cocina. ;-)

El otro día encontré una buena solución en el salmón ahumado, que suelo tener casi siempre en la nevera. Esa es la base de estos niguiris que acompañé con una mayonesa tuneada y unas huevas de pescado.

Las huevas de mujol y la pasta de wasabi siempre están presentes en mi casa, las uso para diversas preparaciones y os recomiendo que tengáis siempre a mano porque te pueden servir para tener éxito en más de una ocasión.

En caso de que no tengas un arroz para sushi tampoco sufras, puedes usar un arroz redondo normal aunque tendrás que tratarlo igual que el otro y tener mucho cuidado con su cocción para que no se pase. Para la Mayonesa de wasabi sólo tienes que mezclar la mayonesa con la pasta o polvo de wasabi.

Para preparar el arroz de sushi puedes consultar mi receta de Sushi, Maki, Futomaki en la que explico el proceso.





Ingredientes para 4 personas

Salmón ahumado 2 sobres
Arroz para sushi 500 gr.
Vinagre para sushi 
(o mezclar 40 ml. de vinagre de arroz o suave con 40 gr. de azúcar y 15 gr. de sal)
Huevas de mujol 1 bote pequeño
Mayonesa de wasabi (se hace mezclando mayonesa normal y pasta de wasabi) 




Elaboración:

Cocer el arroz según indique el fabricante. (puedes ver mi receta Sushi, Maki Futomaki..... aquí)

Una vez cocido pasar a un recipiente amplio y añadir el vinagre de sushi. Ventilar con un abanico hasta que se atempere.

Formar los niguiris haciendo bolas de arroz con las manos mojadas en agua, dándoles forma alargada.

Pintarlas con una pizca de wasabi por encima.

Cortar el salmón ahumado en láminas rectangulares para que cubran el niguiri. Colocar una o dos montadas, dependiendo del grosor, sobre cada pieza.

Mezclar la mayonesa y la pasta de wasabi. (1 cucharada de postre de pasta de wasabi por 2 cucharadas de mayonesa para un picante medio)

Poner una cucharita de mayonesa de wasabi y las huevas de mujol encima.

Acompañar con más mayonesa y salsa de soja.





http://www.comerjapones.com/normas-de-uso-palillos-japoneses

jueves, 17 de mayo de 2018

Mayonesa de wasabi

Las combinaciones de sabores que se pueden obtener a partir de una salsa Mayonesa o Mahonesa, me atrevería a decir que son infinitas, en este mismo blog puedes encontar la receta base de mi Salsa mayonesa o mahonesa y en el apartado de salsas también otras combinaciones que te pueden interesar como la Mahonesa de ajo con pimenton de la vera, la Mahonesa de Kalamata, etc.

En esta receta vamos a añadirle wasabi, o más correctamente sus sucedáneos, la pasta o polvo de wasabi que es lo que encontramos normalmente en los supermercados, más quisiera yo que tener ese rábano picante, jugoso y carísimo.  

El auténtico wasabi, un rábano con un picor muy particular, tiene también propiedades antibacterianas y antisépticas por lo que es muy usado junto a pescados crudos y lo utilizan incluso para desinfectar heridas.

Una pequeña cantidad de esta salsa puede complementar cualquier elaboración consiguiendo un sabor distinto al habitual, yo la puse en mis Niguiris de salmón ahumado con huevas de mujol y mayonesa de wasabi que publicaré el día 22 y queda espectacular.



Ingredientes y elaboración:  para un sabor de picante medio


Por cada 2 cucharadas soperas de mayonesa casera (o de bote como usé yo esta vez), 1 cucharadita de postre de pasta de wasabi

Aumentar o disminuir la cantidad de wasabi e ir probando, hasta conseguir el sabor a tu gusto

Mezclar enérgicamente ambas salsas hasta que estén completamente integradas las una con la otra.

viernes, 11 de mayo de 2018

Ensalada tibia de lentejas, bacalao desmigado, aguacate y brotes tiernos, con sus aliños

Más que una ensalada esta receta es un completísimo plato único, ya que reúne verdura (las lechugas), fruta (el aguacate y las aceitunas), legumbres (las lentejas) y proteínas (el bacalao, el  jamón y el huevo), todos ellos productos de mercado fáciles de obtener y sin complicaciones. 

Muy nutritiva y con poca grasa tiene la ventaja añadida de que la puedes preparar con antelación, dejarla a punto de montaje y con poner el aliño está lista.

Perfecta para cualquier momento pero sobretodo para un día de esos que tienes prisa y quieres comer bien, sin más.








Ingredientes para 3/4 raciones

Para la ensalada:

400 gr. de lentejas cocidas
250 grs. de bacalao desalado 
125 gr. de Brotes tiernos de ensalada
50 grs. de escarola tierna
8 olivas rellenas
2 huevos duros
1 aguacate

Para sus aliños:

Aceite de oliva virgen extra y sal para todos los ingredientes en distintas proporciones 

Para el bacalao:

Cebollino fresco (unas ramitas, al gusto) 
Una pizca de cayena molida
Pimienta negra al gusto
Ajo en polvo al gusto 

Para las lentejas:

50 gr, de recortes de jamón  
1 ajo  

Para el aguacate:

Limón 




Elaboración:

Trataremos cada ingrediente por separado y después montaremos el plato.

En un cazo con agua hirviendo sumergimos los huevos con ayuda de una cuchara y los dejamos hervir 10-11 minutos. Escurrimos y enfriamos en agua fría. Cuando se atemperen los pelamos, los cortamos en mitades o cuartos y reservamos.

En una sartén con un poco de aceite, salteamos las lentejas junto con los daditos de jamón, el ajo picado y una pizca de sal. Reservamos.

Cortamos el bacalao desalado y limpio de espinas en trozos pequeños lo ponemos en un recipiente y lo espolvoreamos con un poco de cebollino, una pizca de cayena en polvo, media cucharadita de ajo en polvo y un poco de pimienta negra recién molida, aliñamos mezclando todo con un buen chorro de aceite virgen extra. Reservamos.

Ponemos la ensalada junto con las olivas rellenas en un bol para aliñarlo, con un poco de aceite de oliva virgen extra, sal y unas gotas de vinagre.

Por último pelamos el aguacate y lo cortamos. Rociamos con unas gotas de limón y reservamos. Esta operación es la última para que el aguacate no se ponga negro, aunque con el zumo de limón tarda más.

Con todos los ingredientes ya cocinados y a mano,  montamos el plato.

Se puede combinar según la imaginación de cada cual, a mi me gusta que lo ingredientes tibios como la lenteja y el huevo queden por encima de los demás, así que los pongo en el centro, al lado el bacalao y la ensalada alrededor.

Salpimentamos el huevo, rociamos todo con aceite de oliva virgen extra y ya tenemos listo nuestro plato único, delicioso y nutritivo.



sábado, 5 de mayo de 2018

Risotto con ajos tiernos y especias - inspirado en Alfons Schuhbeck

Un nuevo mes aceptamos el reto de Cooking The Chef,  en esta ocasión han elegido a  Alfons Schuhbeck, un chef alemán muy mediático en su país. Pero claro está, casi toda la información sobre sus recetas está en su idioma y las hemos tenido que traducir lo mejor posible con la ayuda de Google. ;-(

Una vez superado ese obstáculo la cuestión fue elegir entre dos de sus risottos, el "Seezunge auf Bärlauchrisotto"  y el "Gewürz Risotto". 
Habían cosas de uno y el otro que me gustaban así que hice un mix y listo. El resultado, este delicioso arroz, muy fácil de hacer y lleno de sabor.

Me gusta la técnica del risotto porque te permite jugar un poco más con la proporción de líquido que el arroz seco, aunque para que quede entero y cremoso es muy importante usar el tipo de arroz adecuado. Hay muchas variedades de arroz para hacer risottos, con gran capacidad de absorber los líquidos (por consiguiente los sabores) y que dejan mucho almidón, mis preferidos son el arborio o el carnaroli. Se pueden encontrar fácilmente en cualquier supermercado.






Ingredientes para 3 raciones:

1 chalota
1/2 cebolla tierna
4 ajos tiernos con la parte verde aprovechable
800 ml de caldo de verduras caliente (mejor disponer de 1 litro por si fuera necesario)
Aceite de oliva virgen extra
225 g de arroz para risotto (yo he usado Carnaroli)
1/2 vasito de vino blanco
unas gotas de jugo de limón
1 pequeña hoja de laurel
1 rodaja de jengibre
1 tira de piel de limón, sin parte blanca  
 2 cucharadas de mantequilla 
1 cucharada de queso parmesano rallado
1 pizca de pimienta de cayena
Azafrán
Sal
6  nueces (al gusto, pueden ser más o menos)

Opcional:
Salteado de setas sitake y champiñon portobello
Perejil



Elaboración:

Poner a calentar el caldo de verduras con la hoja de laurel.

Saltear en una cazuela con aceite de oliva, la cebolla tierna, la chalota y los ajos tiernos, todo finamente cortado, manteniendo el fuego suave hasta que estén pochados. Agregar el arroz y nacarar, hasta que empiece a transparentar. 

Añadir el vino blanco, el jugo de limón y una cucharadita de sal, dejar que se consuma a fuego lento, verter un poco de caldo de verduras, cubriendo el arroz, agregar el azafrán. Remover para que el arroz suelte su almidón hasta que absorba el caldo, entonces añadir el siguiente cazo y repetir la operación 
hasta que el arroz esté cocinado, unos 15 a 20 minutos. 

Con el último cazo de caldo probar de sal y si fuera necesario rectificar, añadir el jengibre cortado a tiras finas y la piel de limón. Siempre es mejor disponer de caldo de sobras por si fuera necesario añadir más, no os importe hacerlo porque hay arroces que admiten más caldo que otros.

Una vez que el arroz esté listo agregar la mantequilla y el parmesano, remover todo. 

Se termina una vez servido en el plato, espolvoreando la pimienta de cayena, las nueces cortadas en trocitos pequeños y el perejil picado por encima del arroz.

Este risotto lo acompañé de unos sitakes y portobellos salteados con un poco de aceite, sal y perejil, los sabores se complementan perfectamente con el risotto y se pueden servir alrededor del arroz o en una fuente aparte. 






Enlaces relacionados:

Otros Risottos en este blog:



 

Para ver todas las recetas de mis compañer@s de reto, pinchar aquí