miércoles, 18 de octubre de 2017

Croissants de hojaldre caseros

A mi no me entusiasman los dulces, pero me rindo ante unos deliciosos, crujientes y esponjosos croissants caseros. Acompañados de un buen café son un auténtico placer para comenzar el día.

No imaginaba que fueran tan fáciles de hacer en casa, pero como hoy en día conseguir una plancha de hojaldre es muy sencillo porque la puedes comprar en cualquier supermercado, la parte peligrosa del asunto queda en nada.

Preparar el hojaldre en casa, no entra en mis planes inmediatos, bueno ni inmediatos ni a largo plazo porque es una de las masas más difíciles y trabajosas de conseguir y teniendo la posibilidad de comprarlo hecho pues para qué complicarse la vida.  

El toque final se puede hacer como más te guste, espolvoreando con azúcar, pintándolos con mantequilla derretida o bien cmo he hecho yo, un poco más naturales, pincelándolos con una solución de miel  mezclada con unas gotas de agua.  

20-25 minutos entre que los cortas y los horneas tienen la culpa de que te comas estos fantásticos bocados.




Ingredientes para  16 croissants pequeños

Una lámina de hojaldre refrigerado
2 cucharadas de miel
Agua (unas gotas)
Azúcar (opcional) yo no le pongo




Elaboración:

Precalentamos el horno a 200º C.

Extendemos la masa de hojaldre fría. Se usa con el grosor original de la masa.

Dividimos la masa en dos partes y en cada una de ellas cortamos con la punta del cuchillo unos triángulos alargados, como se ve en la foto.


Se puede espolvorear el hojaldre con azúcar si los queremos más dulces, yo no le pongo porque los pinto con miel, pero eso va a gustos.

Enrollamos desde la base del triángulo a la punta, sin hacer mucha fuerza, sin prensarlos, y les vamos dando forma metiendo las puntas hacia dentro o bien dejándolos rectos.


Pintamos con miel disuelta en un poco de agua,  los colocamos sobre papel de horno (puede ser el mismo que envuelve el hojaldre) en una bandeja y horneamos entre 10 y 15 minutos hasta que doren ligeramente. Hay que ponerlos en la parte media del horno y con calor arriba y abajo.

Pasar a una rejilla hasta que se enfríen un poco para evitar que suden por el calor.


Colocar en el recipiente elegido y servir.



jueves, 12 de octubre de 2017

Navajas a la plancha

La receta de hoy es muy sencilla, pero nos va a dar un placer nivel gourmet.

Las navajas son un molusco bivalvo de concha frágil y alargada, que tienen un potente sabor a mar. Se compran vivas y así deben estar en el momento de cocinarlas.

Este marisco bien cocinado es siempre un manjar en la mesa y además tiene la ventaja gastronómica de no necesitar una larga elaboración. Simplemente un buen aliño y un tiempo justo de cocción, que debe ser muy corto, le saca el máximo partido a su sabor. 

Sinceramente a mi a la plancha es como más me gusta cualquier marisco.



Ingredientes para 4 personas

1 Kg. de navajas
Ajo (2 ó 3 dientes, al gusto)
Perejil fresco
Aceite de oliva
Sal
Pimienta negra recien molida (opcional)
Limón (opcional)



Elaboración:

Limpiar bien las navajas, que como todos los moluscos puede tener arenilla. La mejor manera de hacerlo es sumergirlas durante un mínimo de media hora en agua con sal, preferiblemente hay que colocarlas de pie en un recipiente que las cubra para que así la arena y las impurezas se depositen en el fondo. Después escurrirlas bien.

Picar los ajos y el perejil  (al gusto) y mezclar con aceite de oliva, para pintar las navajas cuando las cocinemos.

Poner la plancha a calentar a fuego máximo, pincelar con un poco de aceite y echar sal gorda.

Colocar las navajas en la plancha, por tandas para no enfriarla, bien escurridas. Cuando se abran las pintamos con la mezcla de aceite, ajo y perejil y les damos la vuelta con la carne hacia abajo, un minuto por cada lado como máximo porque si se pasan quedarán duras.

Pasamos las navajas a una fuente, las rociamos con el resto de la mezcla de aceite, ajo, perejil, salpimentamos al gusto y ponemos unas rodajas de limón al lado para quien lo quiera añadir.

Listo, el manjar está servido.


jueves, 5 de octubre de 2017

Croquetas de choco con alioli de Yuzu - Dani García

Este mes en el reto de Cooking The Chef  han elegido a Dani García, un chef andaluz que me ha encantado, me entusiasma la cocina de Andalucía y por eso, de entre sus recetas he optado por versionar un plato muy popular allí, las Croquetas de choco en su tinta, a las que Dani García acompaña con un toque oriental de Yuzu, un sabor cítrico que les va genial. 

En casa mi despensa está a rebosar de salsas y especias de todo tipo así que no compré el Yuzu líquido para el alioli,  es realmente caro, 180 ml = 8.85 €  y me pareció excesivo para el uso que le iba a dar, así que me conformé con un tubo de pasta de Yuzu, bastante aceptable por mucho menos precio, añadiendole unas gotas de limón para potenciarlo. Lo podéis encontrar en supermercados orientales al lado del wasabi. El resultado muy rico.

Si algo tengo que objetar en esta receta es lo mal explicadas que estaban las cantidades en la original, así que he variado las medidas y he cambiado el fumet, preferí usar mi propia receta, un clásico que saque del libro de Ferran Adrià.




Ingredientes para unas 30/40 uds. dependiendo del tamaño y la forma.


50 gr. / 60 gr. de harina (depende de la harina,  con 50 gr. del tipo multiusos me quedó un poco líquido y la aumenté)
70 gr. de mantequilla
1 cebolla tierna
125 ml. de leche
1/2 pimiento verde 
1/2 litro de fumet de pescado (siempre tengo en el congelador)
1 ajo
1 bolsa de tinta de calamar 
600 gr. de sepia limpia

Para el alioli:
1 huevo
1 tubo de pasta de Yuzu (en la original pone yuzu líquido, sin medida)
Aceite de girasol
1/2 ajo
El zumo de 1/4 de limón

Para el rebozado:
2 huevos
100 gr. de pan rallado
 250 ml. de aceite de girasol
Harina blanca (opcional, porque la original no la lleva pero yo la puse)




Elaboración

Colocar al fuego una olla; una vez caliente, añadir la mantequilla, la cebolla, el pimiento y pochar. 

Echar la harina, mover bien con las varillas, cuando tenga un color rubio añadir el caldo de pescado y la leche (caliente, para que no salgan grumos). Dejar cocer removiendo unos 30 minutos.
Añadir el choco (triturado con un robot) y la sal,  terminar con la tinta y dejar cocer unos minutos todo junto.

Sacar de la olla,  cubrir con plástico de cocina pegado a la masa para que no quede costra.

Meter en la nevera para que se enfríe. Una vez fría hacer bolas, según la receta original de 22 gr. de peso. Yo no me entretuve en eso por lo que las hice a ojo y también las moldeé con la forma clásica de croqueta.

Pasar por harina blanca (opcional) huevo y pan rallado y freír en abundante aceite caliente (180º). Sacar y poner sobre papel absorbente.



El alioli de Yuzu

En mi variante lo hice con pasta de Yuzu, se elabora como cualquier alioli de batidora, poniendo el huevo, el ajo, el zumo de un cuarto de limón y medio tubo de pasta de Yuzu, todo junto, después agregar el aceite y batir.

En la receta original: 
En el vaso de la batidora poner el huevo y el ajo bien picado, poner a velocidad media e ir añadiendo el zumo de yuzu hasta que monte bien. Después, agregar el aceite poco a poco. Pasar por un chino y reservar. 

Para terminar colocar en el plato unas gotas de alioli de Yuzu y al lado las croquetas.

Se puede acompañar de diversas lechugas, etc. y también con tomates cherry cortados en dos.

          













Enlace a la receta oiginal,  no la he publicado tal cual porque creo que  le faltan datos y las cantidades son estratosféricas.

http://www.hola.com/cocina/recetas/2012040257801/croquetas-choco-alioli/

Yuzu:

En Barcelona se puede encontrar en el supermercado oriental  Dong Fang en la calle Balmes, 6. tanto la pasta de Yuzu como el Yuzu líquido.
Podéis ver todos los platos de mis compañer@s de este reto pinchando aquí  

sábado, 30 de septiembre de 2017

Pollo sentado a la cerveza

El pollo asado al horno es ya un clásico internacional, existen tantas fórmulas como imaginación le pongamos, pero tenía ganas de cocinarlo de esta manera. Cuando me decidí a prepararlo vi varias opciones por la red y lo hice con un poquito de aquí y otro de allí para dejarlo a nuestro gusto.
La experiencia ha sido muy satisfactoria y recomendable.

Esta original y sencilla forma de asar el pollo es muy efectiva,  el resultado es una piel crujiente, una carne jugosa y todo ello muy sabroso gracias a los condimentos que se le añaden y a la cerveza que lo va regando automáticamente mientras se cocina. 

Una de las cosas que más nos gustaron fue el sabor que se obtiene al trufar el pollo. Poner láminas de trufa (de conserva o fresca) entre la piel y la carne, junto con las especias, le da un sabor excepcional.

Hay que tener una precaución importante, se debe eliminar la etiqueta de la botella de cerveza, que es lo que hice, por higiene y para evitar malos sabores. Hay versiones que usan lata de cerveza o incluso papel de aluminio para forrarlas. 




Ingredientes
1 pollo entero, limpio por dentro
1 botella de 33 cl. de cerveza
1 trufa negra en conserva
Tomillo en rama
 2 patatas medianas
Aceite de oliva
Sal
Pimienta negra



Elaboración:

Precalentar el horno a 220º C.

Limpiar bien la botella de cerveza por fuera, lavar y eliminar las etiquetas. Echar dentro de la botella el tomillo.

Salpimentar el pollo limpio por dentro, cortar la trufa a láminas y con las manos mojadas con un poco de aceite, introducirlas con cuidado entre la piel y la carne, lo mismo haremos con las especias. Finalmente rociar el pollo por fuera con aceite y masajearlo para que se impregne bien, terminar con sal y pimienta.

Cuando el pollo esté sazonado, meterlo por el cuello de la botella llena y destapada hasta que asome por el cuello del pollo para que cuando hierva pueda salir la cerveza y empaparlo. Poner en una bandeja de horno, de tal forma que el pollo se quede sentado en la botella.

Lavar las patatas y partirlas a gajos, salpimentar y colocar en la bandeja alrededor del pollo,  echando un chorrito de aceite por encima de ellas.

Llevar al horno, bajar la temperatura a 180º C y hornear durante 45 minutos aprox. Es importante no abrir el horno durante la cocción, porque la cerveza dejaría de salir y no quedaría bien.

Pasado ese tiempo retirar el pollo del horno y servir según se prefiera, con la botella o de la forma tradicional, partiéndolo por la mitad con unas tijeras y colocado en una bandeja junto a las patatas y sus jugos.






lunes, 25 de septiembre de 2017

Salmón marinado con aceite y vinagre

En esta receta la frase "menos es más" es muy acertada porque se trata de un salmón marinado con sólo 3 ingredientes, sencillos y naturales, el aceite, el vinagre y la sal, que todos tenemos normalmente en casa. Me la enseñó mi cuñada este verano y me la apropié inmediatamente.  Ya sé que decir  fácil no, facilísimo, es un tópico, pero en esta ocasión es absolutamente cierto.

Se prepara en un momento y con un mínimo de 30 minutos de reposo (en la nevera se conserva perfectamente 24 horas o más)  disfrutarás de un plato exquisito digno de cualquier mesa.  

Sólo me queda daros un consejo, como el marinado no acaba de cocinar totalmente el pescado es mejor congelar el salmón 48 horas antes de prepararlo, para tener la total garantía de que las posibles larvas de anisakis no puedan afectarnos






Ingredientes 

500 gr. de lomo de salmón limpio de piel y espinas  - unos 125 grs. aprox. por persona
Aceite de oliva virgen extra (suficiente para cubrir el salmón troceado)
Vinagre de Jerez suave (4 cucharadas)
Pimienta negra molida
Perejil
Sal





Elaboración:

Quitar la piel y las espinas al salmón o pedirlo ya limpio en la pescadería.

Cortar 4 lomos de aproximadamente 4 cm. de ancho.

De cada lomo hacer lonchas a lo ancho de 1 centímetro de grueso.

Disponer en un plato los trozos de salmón, salpimentar y cubrir con aceite de oliva virgen extra. El aceite es muy importante para el sabor final del salmón. Añadir el vinagre, como cuando se aliña una ensalada. El vinagre y la sal son los que cocinarán el pescado.

Dejar reposar al menos 30 minutos en la nevera, pero si lo deseas lo puedes dejar más tiempo, hasta 24 horas sin problemas.

Sacar de la nevera 5 ó 10 minutos antes de consumirlo para que el aceite se atempere. Espolvorear con perejil y servir.

Acompañar de pan de pueblo para mojar en el marinado.







lunes, 18 de septiembre de 2017

Espirales de lenteja coral con chorizo

Caminando por la ciudad a veces encuentro tiendas especializadas que llaman mi atención, hace poco visité Gra de Gràcia y Casa Ruiz. En ambas me tiré un buen rato mirando las estanterías y descubriendo productos que hasta entonces no había visto nunca, siempre es bueno tener alternativas más naturales y originales para sustituir los productos que habitualmente encontramos en un supermercado. 

En esta ocasión compré pasta hecha con legumbres y no con cereal, ideal para celíacos, aunque en casa no somos intolerantes al gluten pero nos apasiona descubrir nuevos sabores y texturas. Concretamente fueron estas espirales de lenteja roja, otra de garbanzos y por último una negra de lenteja caviar.

Una vez cocinada la primera, las espirales de lentejas coral, he quedado muy satisfecha del resultado, se me ocurrió condimentarlas al estilo de unas lentejas clásicas y la mezcla con el chorizo resultó estupenda. 

Esta pasta es muy saciante y crece bastante una vez cocida, por lo que recomiendo aprox. 60 gr. por persona, si no la comes como plato único.






Ingredientes para 4 raciones

250 gr. de espirales de lentejas coral (roja)
100 gr. de chorizo ibérico
2 cebolletas tiernas incluso lo verde
1 hoja de laurel
1 guindilla roja fresca
2 ajos
Sal
Aceite



Elaboración.

Poner a hervir agua con una hoja de laurel.

Mientras tanto en una cazuela calentar un buen chorro de aceite, que será parte de la salsa, agregar los ajos laminados, dorar un poco y añadir la guindilla y la cebolleta, saltear un minuto e incorporar el chorizo cortado a daditos. En cuanto el chorizo suelte aceite retirar del fuego.

Cuando el agua hierva, echar la pasta y un poco de sal, cocer durante 4 minutos (o lo que indique el fabricante)  tiene que estar al dente, si queda demasiado blanda se pone harinosa.

Escurrir y volcar en la cazuela del sofrito, calentar todo junto 1 minuto y servir inmediatamente.









Enlaces relacionados con la receta:

 Algunas de las tiendas que venden las espirales de lenteja coral:

Gra de Gràcia (En Barcelona)

A granel en Casa Ruiz (En Barcelona y Madrid)
https://casaruizgranel.com/portfolio-posts/espirales-de-lenteja-roja-eco/
https://casaruizgranel.com/contacto/

Veritas
https://shop.veritas.es/es/detalle/-/Producto/Espirales-de-lentejas-rojas-250g/25183

lunes, 11 de septiembre de 2017

Manzana caramelizada, al vino dulce

Este postre es de los que a mi me gusta preparar, pocos ingredientes y una elaboración rápida y sencilla para un espectacular resultado, es sano ya que se elabora con fruta, y las cantidades de mantequilla, azúcar moreno y vino dulce, son muy pequeñas. 

El producto es importante siempre, pero en esta ocasión es especial porque estas manzanas las traje de Lleida, concretamente de Bellvís dónde reside una parte de nuestra familia y que cuando los visitamos nos regalan sus tesoros de la tierra,  frutas y verduras recién recogidas, algo que se agradece inmensamente y que  para nosotros es un lujo del que podemos disfrutar pocas veces al año.

No sé exactamente cual es esta variedad de manzana en concreto, puede ser Gala o Fuji , pero podéis elegir cualquier  manzana que sea dulce y poco ácida como las que ya he nombrado o la Golden que suele ser más fácil de encontrar.







Ingredientes

3 Manzanas
Azúcar moreno, 2 cucharaditas
15 grs. de mantequilla aprox. (1 cucharadita de postre colmada)
1/2 vaso de vino dulce tipo Cariñena





Elaboración:

Pelar y quitar las semillas a la manzana. Trocear.

Calentar la mantequilla en la sartén a fuego medio.

Cuando esté derretida la mantequilla, agregar la manzana, remover para que se impregne y añadir el azúcar. Saltear y dejar cocinar a fuego suave unos 5 minutos removiendo de vez en cuando.

Esperar a que adquiera un color dorado, entonces subir el fuego y agregar el vino dejando que se reduzca y se evapore. Quedará dorada y brillante.

Cuando quede casi sin líquido retirar a una fuente y servir caliente o tibia.

Se puede comer a cualquier temperatura, aunque fría cambia un poco de sabor y pierde el efecto brillante que le da la mantequilla derretida.








martes, 5 de septiembre de 2017

Brandada de bacalao - Brandada de bacallà de Joan Roca

La Brandada de bacalao (Brandada de bacallà) es un plato  muy popular en la cocina tradicional catalana. La receta de Joan Roca es mi preferida, por su sencillez y gran sabor. Extraída de su libro  La cuina de la meva mare, la brandada fue uno de los primeros platos preparados en el  Celler de Can Roca, según comenta el mismo Joan Roca al pie de la receta.

En cuanto al origen del plato, Joan Roca  nos hace referencia a su amigo Jaume Fábrega, escritor, estudioso de arte y gastronomía, quien afirma que la brandada puede ser un plato catalán y occitano, porque su cocina es  muy parecida y entre otras cosas brandar significa en ambas lenguas mover alternativamente de lado a lado.

He copiado la receta del libro,  porque está muy bien explicada. También os dejo la imagen de la receta original en catalán. 

Joan Roca nos da algunos consejos al final de la receta.  Algunos de ellos los he incorporado en cada paso porque pienso que así serán más rápidos de utilizar y los otros están al final.

La textura se puede ajustar con las cantidades de aceite y leche, a mí me quedó muy cremosa, perfecta para untar y también para gratinar, estaba muy buena.  La próxima vez le añadiré menos leche para que resulte más compacta y probar así otra textura.





Ingredientes para 4 personas

500 gr. de bacalao salado, desmigado
Un chorro de AOVE (aceite de oliva virgen extra)
500 ml. de aceite de girasol
4 dientes de ajo
100 ml. de leche entera




Elaboración:

Desalar el bacalao con un par de aguas. La primera para hidratar y la segunda para desalar. Escurrir bien.

En un cazo con un chorro de aceite de oliva virgen extra, rehogar los ajos laminados sin que cojan color.

A continuación introducir el bacalao y darle vuelta para que se cueza ligeramente. *Sobretodo no dejar cocer demasiado el bacalao porque perdería su líquido. 

Cuando comience a soltar agua, retirar el cazo del fuego, y con ayuda de un mortero ir triturando el bacalao hasta que se haga una pasta. *Hoy en día se utiliza normalmente la batidora en lugar del mortero, para agilizar la ejecución.

Ir añadiendo poco a poco un hilo de aceite e ir triturándolo y ligándolo como si se tratara de una mayonesa. Mientras lo ligáis con el aceite, añadir pequeños chorros de leche.
*La temperatura del aceite y la leche debe ser tibia de esta manera se ayuda a ligar el bacalao.

Cuando la brandada esté bien ligada y consistente ya podéis parar. *La brandada ha de ser una pasta untuosa, no deben notarse los filamentos de la carne del bacalao. Hay quien añade más o menos cantidad de leche, va a gustos. 

Colocar en pequeñas cazuelitas.
*Otras formas de servir la brandada son,  gratinada al horno con o sin queso, con pan recién tostado o rellenando pimientos del piquillo servidos con una salsa de pimiento rojo escalivado y un aceite de eneldo (este fue uno de los primeros platos preparados en el Celler de Can Roca).







Más notas y consejos del libro: 

Respecto al tipo de aceite, puede usarse un aceite de semillas o bien un aceite de oliva, pero en este último caso ha de ser suave porque sino enmascararía el sabor del bacalao.


También se puede añadir una piel de bacalao en el momento de la cocción, ayudará a emulsionar mucho mejor la brandada.

Joan Roca no recomienda añadir puré de patata, como se hace en muchos lugares, considera que se desprestigia un gran plato.






Esta es la receta original, en catalán:




 Pinchar aquí para ver las recetas de mis compañer@s de reto.


Enlaces relacionados

https://es.wikipedia.org/wiki/Brandada_de_bacalao

https://es.wikipedia.org/wiki/Joan_Roca

http://www.cellercanroca.com/index.htm

http://canalcocina.es/cocinero/joan-roca

https://es.wikipedia.org/wiki/Jaume_F%C3%A0brega

https://ca.wikipedia.org/wiki/Brandada_de_bacall%C3%A0









miércoles, 30 de agosto de 2017

Hummus negro con tinta de sepia

A partir de una tapa que probamos en un bar surgió este Hummus. No intenté averiguar cómo estaba hecho porque lo que realmente sorprendía era su color, así que he decidido hacerlo según mi intuición.

Me gusta usar la tinta de calamar para dar un toque diferente a preparaciones clásicas, otra de las razones es que acostumbro a comprar la tinta de calamar congelada, suele venir en paquetes de 4 a 8 sobres, de forma que para no desperdiciarla acabo haciendo mas de una receta con ellas. Esta vez fue al hacer el Arroz negro con sepia que publiqué el pasado día 5 y como sólo necesité 5 sobres y no se puede volver a congelar me decidí por este hummus. 

El sabor recuerda al de la receta de los Garbanzos con sepietas pero con el matíz del Tahini y el limón tiene un final bastante diferente.








Ingredientes


400 grs. de garbanzos cocidos (1 Bote grande)
1 ajo
Caldo vegetal ó agua
2 cucharadas de tomate triturado
2 sobres de tinta de calamar
Aceite de oliva virgen
Pimentón dulce
1 cucharada sopera de Tahini
Sal

Sepia o pulpo cocido para acompañarlo.






La elaboración es muy simple, dorar los dos ajos laminados en una sartén con un poco de aceite, cuando estén rubios añadir el tomate triturado y la tinta, agregar un poco más de aceite si fuera necesario y dejar sofreir 5 minutos.

Agregar los garbanzos escurridos, dar un par e vueltas sin que se calienten demasiado y retirar.

Se pone todo en la batidora, se añade 2 cucharadas de aceite de oliva virgen, el Tahini, sal y un chorrito pequeño de caldo vegetal ó agua y empezamos a batir, es importante ir agregando líquido a la pasta poco a poco para conseguir la textura fina y cremosa.

Para terminar, una vez en el plato, espolvorear con el pimentón dulce ó picante y aceite de oliva virgen extra.

Se puede servir con unos trocitos de sepia o pulpo cocido por encima o como acompañamiento de cualquier pescado.



jueves, 24 de agosto de 2017