lunes, 20 de enero de 2020

Quiche de espinacas y ricotta sin nata

Esta quiche la he preparado un poco obligada, no porque no nos guste, que nos encanta, sino porque en la nevera se me había quedado una lámina de masa quebrada, tenía que cocinarla antes de que caducara y después de las fiestas navideñas no tenía muchas ganas de cocinar nada pesado ni complicado.

Normalmente las quiches o tartas saladas, llevan crema de leche (nata líquida) y otros ingredientes que en estos días ya "no proceden" para mi dieta post-navideña y he encontrado una manera muy buena de hacer una quiche más ligera y sana, con queso ricotta y espinacas. Os lo cuento enseguida.

Si queréis una quiche más tradicional podéis ver mi Quiche Lorraine según receta de Paul Bocuse que está deliciosa.




 Ingredientes
1 lámina de masa quebrada (230 gr.)
300 grs. de espinacas frescas (1 bolsa)
3 huevos (L ó XL)
200 gr. de Ricotta (requeson)
25 ml. de leche semidesnatada
25-50 grs. de queso recién rallado para gratinar (al gusto, yo puse Grana Padano)
Aceite de oliva para saltear las espinacas
3 ajos tiernos
1 cebolleta tierna pequeña
Un puñado de piñones
Sal

 

 Elaboración:

Precalentar el horno a 180º

Sin quitar el papel de horno que lleva la lámina de masa quebrada, colocarla sobre un molde redondo para tarta, de 20 cm. de diámetro, bien pegada a la base y a las paredes, presionando con los nudillos para no romperla. Pinchar la masa con un tenedor para que no suba al hornearla.

Recortar la masa que sobresalga de los bordes apoyando y haciendo rodar el rodillo sobre el canto del molde e introducirla en el horno durante unos 10 minutos o hasta que se vea un poco dorada. Cuando esté lista la sacamos del horno y reservamos.


Mientras se dora la masa salteamos las espinacas con los ajos tiernos y la cebolleta, poniendo un chorrito de aceite en una sartén bien caliente y añadiendo primero los ajos tiernos cortados a rodajitas y la cebolleta en daditos, junto a un pellizco de sal. Cuando se vea dorado agregamos los piñones, damos un par de vueltas y añadimos las espinacas crudas, iremos incorporándolas conforme las primeras vayan perdiendo volumen hasta completar la bolsa. Parece mucha cantidad pero merman mucho. Solo deben quedar blandas porque acabarán de cocinarse en el horno.

En un bol grande batimos los tres huevos, agregamos la ricotta, un chorrito de leche y la sal, al gusto. Mezclamos y cuando esté todo integrado incorporamos las espinacas salteadas. Removemos con cuidado.

Volcamos la mezcla dentro de la masa reservada, espolvoreamos con el queso y volvemos a colocar en el horno durante 25-35 minutos aproximadamente, vigilar y cuando suba y se dore estará lista.

A disfrutarla!





viernes, 10 de enero de 2020

Sopa de almejas (rosellona o chirla) con pan

Esta receta es herencia familiar, concretamente de mi yaya Filo, de la que ya os hablé cuando publiqué su Potaje de garbanzos y acelgas.

Ella era una andaluza de Jaén, nacida con el siglo XX, en un ambiente rural y de pocos recursos. No es que fuera una cocinera prodigiosa,  pero sí hacía prodigios de sabor con muy pocos ingredientes. Su cocina era sencilla y sabrosa, sin hacer florituras sabía sacar el mayor partido a los productos y preparaba platos deliciosos que han quedado en mi memoria, siempre unidos a ella, con aromas que me retrotraen a la infancia y para mí eso es sinónimo de felicidad y buen rollo.

Como os decía sobre el estilo de mi yaya, esta receta lleva pocos ingredientes, básicamente agua, nada de caldos ni fumets elaborados durante horas; agua del grifo, almejas, bueno, chirlas o rosellona para ser exactos, pan y el consiguiente sofrito con bastante ajo. 
Parece poca cosa pero os aseguro que el sabor es profundo y delicioso. 

A nivel nutricional es un plato bastante equilibrado, tiene poca grasa,  las proteínas de las almejas, que además nos aportan vitaminas y una cantidad razonable de hidratos de carbono que nos proporciona el pan. En resumen un plato sano.
  
La finalidad es conseguir una sopa reconfortante, sin sofisticaciones, la pretensión es conseguir el sabor de la almeja en el caldo. No compréis almejas caras, la chirla o la rosellona no son muy carnosas pero sí muy gustosas que es lo que buscamos.  

Para terminar, sopa rápida de hacer y no necesita demasiadas instrucciones, ideal para nuestros tiempos aunque venga de otro siglo ;-)






Ingredientes para 2/3 personas

200 gr. de almeja rosellona o chirla
1 litro de agua
2-3 dientes de ajo
1 cebolla pequeña
Aceite de oliva 
1/2 Vasito de tomate triturado
50 gr. de pan duro (aunque con pan del día también queda bien)
1 hoja de laurel
Sal


Elaboración:

En una cazuela con un poco de aceite, sofreír ligeramente el ajo muy picado, junto con el laurel. A continuación poner la cebolla cortada fina también para que no se note mucho después.  Dejar pochar hasta que esté muy tierna y transparente.

Añadir el pan cortado a cubos no muy grandes y dejar que se dore un poco, a continuación poner un poco más de aceite y agregar el pimentón, dar un par de vueltas sin que se queme y añadir el tomate. Dejar cocinar. 

Cuando el sofrito esté listo, agregar el agua. Dejar que hierva 5 minutos. Remover para que el pan se deshaga y le dé consistencia al caldo. Cuando el pan esté blando añadir las almejas, tapar la cazuela y dejar que se abran, en cuanto estén abiertas retirar del fuego. Probar para ver el punto de sal porque las almejas aportan su parte y rectificar si es necesario.

Servir caliente



domingo, 5 de enero de 2020

Tartaletas de frutas y skyr con miel, inspiradas en Zoë Françoise

Principios de año, principio de mes, principio de dieta.... y aún nos queda una fiesta por celebrar, la de mañana 6 de enero, día de Reyes. La acumulación de todos estos días de excesos ya nos pesa y lo que apetece es empezar el año "portándonos bien" .

Este mes el reto de Cooking The Chef no parecía que fuera a contribuir a ese propósito porque la Chef norteamericana Zoë Françoise es especialista en preparar preciosos pasteles y repostería en general. 

Rebuscando en su Instagram he encontrado una receta que con algunas modificaciones ha quedado deliciosa,  muy sana, ligera y un poco más rápida de hacer que la original. Veréis como os atrapa.

La receta de Zoë Françoise no es excesivamente calórica, pero he intentado que mi versión contenga algo menos de grasa (mi enemiga) sin dejar de ser atractiva. 

Para aligerar la cantidad de grasa, he cambiado la masa quebrada que lleva mucha mantequilla por unas obleas de las que se utilizan en las empanadillas, resultan muy ligeras, crujientes y cumplen perfectamente su función de recipiente además de ser mucho más rápido el proceso total.

También he cambiado el yogurt griego por Skyr, que utilizo mucho en mi cocina por su textura densa y cremosa,  pero sobretodo porque es 0% materia grasa.  

Si miráis su receta veréis que las frutas que ella utiliza son de verano, como aquí no es temporada he cambiado también algunas para poder adaptarla. Os dejo el enlace a su Storie de Instagram al pie del post por si queréis ver la vídeo-receta original. 




Ingredientes para rellenar 16 tartaletas medianas 

16 obleas para empanadillas
2 tarrinas de Skyr (300 gr.) (en la receta original se usa yougur griego)
Miel al gusto para endulzar
1 manzana tipo Fuji (por el color rojizo de la piel)
1 naranja
Arándanos  
Frambuesas
Moras 
Menta fresca
Aceite de oliva virgen extra
Sal

 



Elaboración:

Precalentar el horno a 180º.

Poner los frutos rojos en un plato y las hojas de menta.

Pelar la naranja en vivo, sin dejar parte blanca y sacar los gajos sin piel con ayuda de un cuchillo bien afilado.

Mezclar el skyr con la miel en un bol.

La manzana no la cortaremos en láminas hasta el momento de montar la tartaleta para que no se oxide.

Reservar todo.


Para hornear las obleas usaremos un molde como el que se utiliza para las magdalenas y muffins.

Poner unas gotas de aceite en cada hueco, pincelar para extenderlo y colocar la oblea con mucho cuidado de que no se rompa. Podéis ayudaros con un trozo de papel de cocina arrugado para presionar y que queden bien ajustados.

Introducir la bandeja en el horno durante 6-8 minutos aproximadamente, dependiendo de cada horno. Se hacen enseguida, hay que estar vigilando y en cuanto estén doradas sacarlas.

Retirar las obleas del molde y colocar sobre una rejilla para que se enfríen.

Montaremos las tartaletas poniendo primero skyr en la base y a continuación colocaremos las 3 láminas de manzana que cortaremos en ese momento para que mantenga el color. Alrededor añadiremos 3 arándanos, 1 frambuesa en dos mitades, 1 mora y en el centro un gajo de naranja partido en dos. 

Adornaremos con unas hojas de menta y terminaremos con unas gotas de aceite de oliva virgen extra y una pizca de sal. 

NOTA: Dependiendo del tamaño de los frutos rojos y de vuestro gusto personal podéis variar las cantidades y la estética.





Videoreceta original de Zoë Françoise,  por si queréis hacer todo el proceso que incluye hacer la masa quebrada:  https://www.instagram.com/stories/highlights/17946769540190291/




Si queréis ver todas las recetas de mis compañer@s de reto pinchad aquí


lunes, 30 de diciembre de 2019

Menú Cena de Nochevieja - Ligero y Fácil

He preparado un menú especial para la cena de Fin de Año, ligero y para tenerlo casi todo preparado con antelación, por que hay ocasiones en que lo último que uno desea es perderse la fiesta metido en la cocina.  

Como tampoco apetece atiborrarse de comida por la noche, ni renunciar al sabor he pensado en esta combinación, una idea que estoy barajando para mi propia cena, a ver que os parece.  

Estáis a tiempo de prepararlo si os apetece porque se puede hacer de hoy para mañana sin problema. 


Podríamos poner un pica pica de aperitivo, pero yo no lo aconsejo porque la cena consta ya de tres platos.

Entrante:

Ceviche de langostinos

Va genial para abrir el apetito, fresco y ligero. Nos dejará preparados para el primer plato. Los langostinos con un ligero marinado de 30 minutos tienen bastante para quedar cocidos por fuera y jugosos por dentro, si los dejas más tiempo quedarán completamente cocinados y también están ricos.



Primero:

Crema de mariscos con rape

Un clásico que funciona de maravilla por la noche, es ligera y muy sabrosa.




Segundo:

Pulpo frito o Chicharrones de pulpo con mahonesa de kalamata

En esta ocasión se puede comprar el pulpo ya cocido o cocerlo el día antes con lo que sólo te quedará una rápida fritura para servir el plato. 




Postre:

No preparo ningún postre en esta cena porque con los turrones y chocolates varios de estas fiestas es más que suficiente para esperar a las 12 de la noche y celebrar el nuevo año.

Feliz 2020!!

lunes, 23 de diciembre de 2019

Felices Fiestas - Bones Festes - Merry Christmas

Bones Festes i molt bon any 2020 a tothom, amb molta salut!!! Nosaltres gaudirem al màxim de la familia i els amics compartin amb ells taula, conversa i joia!! 😍😘😘

Felices Fiestas y muy buen año 2020 para tod@s, con mucha salud!! Nosotros disfrutaremos al máximo de la familia y los amigos compartiendo con ellos mesa, conversaciones y alegria!!. 😍😘😘

Merry Christmas and a happy new year 2020 for everyone, with great health! We will enjoy family and friends, sharing table, conversations and joy with them! 😍😘😘









domingo, 22 de diciembre de 2019

Caldos Aneto Natural - Visita a su fábrica

Hace unos días a través de Saboresfera visitamos la fábrica de Aneto Natural. Con total sinceridad podemos aseguraros que hemos quedado impresionados, por cómo funcionan, su filosofía de calidad y sobretodo por comprobar de primera mano su afirmación de que son  100% caldos naturales, sin colorantes, ni conservantes, de verdad de la buena. ;-) #yolohevisto.....  seguro que como en otras ocasiones, el Caldo de Navidad Aneto  estará sin duda en nuestra mesa estas Fiestas.





Tuvimos la grata sensación en todo momento de estar en familia, tanto por el trato de Josep Prats, gran anfitrión de Aneto, como por nuestras compañeras blogueras con las que compartimos la experiencia, Lola de Mes petits accidents y María de Mamala - Mi diario de cocina.
La visita estuvo llena de detalles agradables como estos carteles de bienvenida tan personales.





En primer lugar nos llevaron a su huerto de producción ecológica, a unos minutos de la fábrica, donde se cultivan las coles y los puerros que forman parte de los caldos, es un proyecto de inserción laboral y social llamado “Proyecto MANS”.




Coles  

Puerros
Regresamos a la fábrica para comenzar la visita. Cumplen unas medidas higiénicas estrictas que consisten en una vestimenta protectora y el paso por una máquina que desinfecta pies y manos. Además de vestir batas, gorros y patucos (no veréis fotos de eso 😜) no se puede entrar con móviles ni joyas. Por ese motivo no pudimos hacer fotos del interior de la fábrica pero las que ponen en su web se ajustan bastante a la realidad.


Foto que está en una sala de las oficinas de Aneto

En la visita pasamos por todas las salas que componen el proceso de elaboración, os contamos algunos detalles de lo que observamos.

Este día estaban haciendo el caldo de pollo bajo en sal, vimos donde almacenan y limpian las verduras, algunas personas inician manualmente el proceso y cuando se termina, una vez limpias y cortadas,  pasa a unos grandes cestos que van a la sala de cocción donde junto a los otros ingredientes y mediante una pequeña  grúa acaban dentro de la olla. Pudimos probarlo recién terminado y si envasado en brik es bueno, recién cocinado sabe totalmente casero.

El proceso está sometido a modernos controles informatizados que van revisándolo todo constantemente. Nos sorprendió el tamaño de las 5 ollas,  aunque son grandes, caben 3000 litros entre agua e ingredientes sólidos, pensábamos que serían mucho mayores y habrían muchas más. Terminada cada elaboración, las ollas se limpian y se esterilizan quedando a punto para repetir la operación.

El caldo sale directamente de la olla hacia los tubos que lo enfriarán, llevándolo a las cubas de homogeneizado y desengrasado. A continuación pasa al proceso de pasteurizado UHT  a una temperatura de 120º durante solo 10 segundos. Este sistema permite que el caldo se conserve en perfectas condiciones durante más de un año.

Finalmente vimos el envasado en briks, muy rápido, completamente automatizado.  


Terminada la visita y tras un rato de conversación en la sala de juntas, pasamos al comedor de la empresa donde nos invitaron a un fantástico Caldo de Navidad , con sus correspondientes galets rellenos de albondiguitas, acompañado de garbanzos, carnes y verduras, como se es habitual en la Escudella Catalana, todo muy rico, preparado por su simpática cocinera. 

Fue una estupenda comida, sabrosa, animada y distendida entre los que ya consideramos amig@s.




Por todo lo anterior y aunque no es costumbre en este blog, como sabéis los que lo seguís, tenemos el gusto de recomendar totalmente los Caldos Aneto

Tienen 28 variedades en este momento y hemos probado unas cuantas ya, sin que nos decepcionara ninguna. En el lateral de sus briks podéis ver claramente con letras bien grandes todos los ingredientes y en ningún caso veréis aditivos de ningún tipo. 
Aquí os dejo el enlace a su carta de caldos por si os interesa verlos.

En el blog podéis encontrar algunas recetas que ya habíamos hecho utilizando Aneto 100% Natural, el  Arroz rápido con setas y Caldo para paella con sofrito, la Crema de coliflor con hinojo y puerro - Tradicional y Thermomix y Crema de calabaza light - Thermomix

Los de la foto están esperando en mi despensa para salir al escenario!

Alguna de las variedades

Esta máquina expendedora de caldos, instalada en el exterior de la fábrica nos hizo mucha gracia, nunca había visto nada igual y pensamos que podría extenderse la moda en Barcelona porque nos sería muy útil!!



Sólo nos queda dar las gracias a ANETO NATURAL por una experiencia tan enriquecedora, y por mostrarnos que su eslogan 100% natural es totalmente verídico. Salimos con la certeza de que podemos comprar estos caldo con plena confianza.


viernes, 20 de diciembre de 2019

Merluza plancha sobre alga wakame aliñada, con mahonesa de colatura de anchoa, huevas de salmón y mojama

Este es un plato sencillo de elaborar, muy vistoso y con unos contrastes de sabor espectaculares, no quería dejar de sugerirlo en estas fechas porque es realmente original.

Más que una receta es una idea de composición porque lo único que vamos a cocinar es la merluza a la plancha..... pero eso os lo cuento en la elaboración.

Es una opción sana, baja en grasas y calorías, con ingredientes que se pueden encontrar en cualquier supermercado oriental o en grandes superficies, a excepción quizás de la Colatura de anchoa que es menos conocida, aunque también la podéis comprar por internet (en el enlace que os dejo aquí y al pie de la receta). 

Aunque parezca que no tiene importancia, el detalle de poner Colatura en la mayonesa le da un toque muy distinto al bocado. Tiene un sabor muy potente y sólo un poco es suficiente para aromatizar cualquier preparación. También la podéis sustituir por otro ingrediente salado a vuestro gusto, como triturar la anchoa directamente con la mahonesa, etc, aunque no será exactamente lo mismo, quedará bien.   

Un comentario sobre las algas wakame. Son un alimento beneficioso en muchos aspectos pero hay que tener cuidado en no abusar de la cantidad porque como todas las algas son muy ricas en yodo y el exceso no es recomendable.   




Ingredientes para 4 raciones

4 porciones de merluza
8-10 gr. de algas Wakame
Alga Hijiki (opcional, es de decoración, puedes usar cualquier otra como espagueti de mar, etc.)
4 cdtas. de huevas de salmón
4 cdas. de mahonesa 
1 cdta. de colatura de anchoa (o anchoas trituradas)
Aceite de oliva virgen extra
2 rodajas de mojama de atún, de 1/2 cm. de grosor aprox.
Berros frescos

Para el aliño de las algas
1 cda. de  vinagre de arroz (o de manzana, cualquiera muy suave)
1 cda. sopera de aceite de sésamo tostado
1 cdta. de semillas de sésamo tostado
1 cda. de soja baja en sal
1 cdta. de aceite de oliva virgen extra


Elaboración:

Hidratar las algas Wakame en un bol cubiertas con agua. Hacer lo mismo con el alga de decoración que hayas elegido.

Cuando estén hidratadas (yo las dejo unos 20 minutos) escurrir bien el agua.

Si el tamaño de las algas Wakame es grande es mejor cortarlas un poco con unas tijeras.

Aliñar las wakame escurridas con las semillas de sésamo, el aceite de sésamo, el vinagre de arroz, la soja y el aceite de oliva. Reservar

Las algas Hijiki (o la que hayas elegido como decoración) no llevan ningún aliño.

Poner cuatro cucharadas de mahonesa casera o bien de bote en un bol y añadir una cucharadita de Colatura de anchoa, mezclar hasta que se integre. Reservar.
Si no encuentras la colatura puedes triturar una anchoa junto a la mahonesa, no es lo mismo pero también queda rica.

Cortar unas hojas de berro muy finamente. Reservar

Cortar las rodajas de mojama en tiras de medio centímetro a lo ancho de la rodaja.

Poner las huevas en un recipiente abierto.

Cuando tengamos todo preparado colocamos una cucharada grande de algas wakame aliñadas en el fondo del plato.

Ahora es el momento de cocinar la merluza.

Poner la merluza en la plancha muy caliente, por la parte de la piel, primero unos 2 minutos o hasta que se tueste y luego darle la vuelta y dejar que se dore. Dependiendo del grueso de la porción la dejaremos más o menos tiempo por cada lado pero con cuidado que no se pase.

En esta fase hay que ser rápidos y tenerlo todo a punto para que no se enfríe el pescado.

Retirar la merluza de la plancha y colocarla directamente sobre las algas Wakame.

Y llega el momento de la decoración. Encima del pescado poner tres cucharaditas de mayonesa alternadas con dos cucharaditas de huevas de salmón. En una esquina añadir una cucharadita de algas Hijiki (o la que se haya elegido) con una tira de mojama sobre ellas y en el extremo opuesto unos trocitos del berro picado con otra tira de mojama.

La gracia está en comer un poco de todo en cada bocado para que los sabores se entrelacen y nos sorprendan.

Buen provecho.



Relacionado con la receta

Que es la Colatura de anchoa y dónde comprarla

Alga Hijiki